Guitarras Juan Álvarez

 La librería de la música   El Argonauta

 SMR CUENCA 2020

 AUDICIONES PRUEBAS DE ACCESO 2017

 cursos de verano 2020

 BLOGS DN

 talleres gijón 2020

 Músicos españoles en el mundo


La demanda cultural: Poner el peso en el otro lado de la balanza



comentarios

  1. No sé si comparar la realidad española e incluso la Europea con la realidad teatral de los USA para realizar un pseudo estudio de público puede ser confuso. Especialmente cuando no tienen nada que ver entre sí, supongo que hablas con conocimiento de causa, por que si no, tirarse el moco, con la excusa de enfrentar realidades paralelas puede ser un ejercicio bastante inocuo a la hora de aportar soluciones a un problema.

  2. Hola, su opinión , parte de una crítica al neoliberalismo, para luego profundizar en un estudio de una ciudad: Washington DC ( cuna del neoliberalismo hippie) para promover y controlar el uso y afluencia de las salas de teatro (puro neoliberalismo y control de masas). Además dudo mucho de que un estudio hecho en Estados Unidos, donde los efectos de la pandemia han sido posteriores puedan ser fiables con respecto a nuestra situación. Si conociera el sistema americano, sabría que muy pocos son los teatros públicos y menos compañias. Es un sistema privado en su mayoria y no dependiente del estado como en si sucede en el estado español, donde afortunadamente tenemos un gran respaldo público. Vamos, que vaya lío se ha montado usted solo.

  3. El elemento más interesante del artículo es el hecho de traer a colación que el entorno artístico guarda bastante relación con el mundo del deporte de masas. Yo en particular me centraré en el de ma música académica (no me resignaré a mal llamarla ‘clásica’), si bien la mayoría de apreciaciones pueden extrapolarse por analogía. La necesidad de recuperar una inexorable pérdida de interés por tantos millones de personas por un ámbito estratificado y descarrilado absolutamente, tanto a nivel artístico como mercantil, ha degenerado en un culto a la mediocridad. La media de edad que consume productos de música académica cada vez es más elevada -muy elevada-, además de cuantitativamente decreciente, y eso es una muestra fehaciente de la poca sostenibilidad a medio y largo plazo del sector. Digan lo que digan, este es uno de los males endémicos, el cual genera una desestabilización que muchos profesionales se empeñan en maquillar con cuestiones de tipo finanancieras, público-privadas, de ideología económica o planificación empresarial, o incluso de cultura del consumo. Estas posturas existen desde hace muchos años y la situación no ha ido más que a peor, la prueba está en que las curvas negativas del sector son exponenciales. No nos engañemos, los consumidores no necesitan ‘incentivos’ ni facilidades ni nada por el estilo; la teoría económica más básica demuestra como un cliente con interés gasta gustosamente y realiza sus elecciones/preferencias de acuerdo con este principio. Existe un mal demasiado extendido -que la realidad pone cada vez más en su justo lugar- de que cualquier expresión artística es ‘cultura’, y que por ello requiere de una especie de ‘cariño’ y ayuda tanto de lo público como del ciudadano. Es suficiente con señalar que eso es un error ontológico de primera magnitud y que, por lo tanto, no se aguanta más que en el deseo de sustento personal que cada uno de nosotros y nosotras tiene. Todas las crisis afectan más o menos a cualquier sector del hombre, y eso hace que el sistema de decisiones del ciudadano/consumidor se altere en sus prioridades. Pese a ello, se ha demostrado como, incluso en momentos así, el interés personal en un elemento es capaz de alterar prioridades más lógicas (un gran ejemplo de ello fueron los aficionados del football durante la crisis financiera anterior). Y eso nos lleva a lo mismo: simplemente el sector es cada vez menos atractivo, y los supuestos como el actual aceleran su deficiencia. Siempre he pensado algunas soluciones generales en el sector de la música académica: eliminar las tan extendidas y perniciosas conductas endogámicas -como muchas prácticas en concursos de composición o de interpretación, o incluso en los propios centros de aprendizaje-; fomentar el talento innovador a través de iniciativas privadas; conseguir desposeer al sector de la aura de ‘tiempos casposos’ (no hace falta sino ver muchos comentarios de supuestos entendidos en música sobre hechos como los acaecidos en relación a Plácido Domingo… vergonzoso que algunos utilicen su carrera musical para justificar los hechos sucedidos y quitarles así importancia; si lo sucedido lo hace un político nadie con dos dedos de frente se pone a alegar su gran aportación en el mundo de la política, al contrario generalmente piden la dimisión -como debe ser-. Y la música ni ningún arte, ni nada, exhonera al hombre de su comportamiento); solo por citar algunas de las miles y así podría continuar con un blog entero. Valga aquí un ‘resume’: el sistema de competencia siempre acaba poniendo en su lugar a aquellos proyectos que no son viables. Todo docto sabe que ninguna ayuda o incentivo de lo público puede suplir las deficiencias de una falta notable de competitividad -como mucho retarda la fallida a corto plazo-. El día que lea un artículo u opinión en el sector que no sea autocompasivo y que especifique las deficiencias intrínsecas de este ‘mundillo’ en la actualidad y que son independientes a elementos propiamente externos, recobraré mi confianza en todo ello.

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Publicidad

 FESTIVAL GIJON 2020

 yamaha nuevo

 OPERASTUDIO 18/19

 Bassel competition

 talleres gijón 2020

 cursos de verano 2020

 beatik


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies