BLOGS DN

 Músicos españoles en el mundo

 Guitarras Juan Álvarez

 La librería de la música   El Argonauta

 AUDICIONES PRUEBAS DE ACCESO 2017


Despedido por ‘especialista’



comentarios

  1. Querido Bernal te informo que yo he sido profesor especialista en el Consmupa en la asignatura de improvisación,hice las pruebas pertinentes(reducción orquestal,improvisación sobre diversos temas,contínuo etc)Actualmente soy profesor interino de la misma asignatura.Llevo toda mi vida dedicándome a esta actividad,he trabajado con gente muy buena y me considero un dignísimo profesional así que menos demagogia.ÁLVARO

  2. Bastante de acuerdo con lo que escribe, y es una pena que se escoja una lista de grado medio para nombrar profesores de superior. Lamentable. Sin embargo, creo que el problema es bastante más profundo que simplemente estar en activo. ¿Se hacen análisis psicológicos al profesorado? ¿Hay acosadores laborales (o sexuales) dentro del profesorado? ¿Qué es exactamente estar en activo (1 concierto al año, 20, 200)? No sé, creo que este tema da para un buen debate.

  3. Soy María, una de esas personas que está en la lista de interinos aunque este curso renuncié a incorporarme al centro. Con los exámenes de oposición aprobados, por cierto. Nadie me ha regalado nada.

    El problema de siempre: para tratar de defender los derechos laborales de unos, atacamos a compañeros.

    Entiendo que haya cosas que a uno no le gusten escuchar, pero de todas las pruebas que me hicieron en las oposiciones, todas tenían como contenido la materia del superior. Me tiré unos meses encerrada en mi casa estudiando y luego un mes encerrada en verano haciendo un montón de exámenes… precisamente porque ir por el camino difícil se suponía que te abría la puerta de una plaza más estable y a ciertos derechos.

    Los especialistas se ahorran ese proceso… pero luego son personal laboral del que se puede prescindir. Es el mismo funcionamiento que el de los profesores asociados de las universidades, y todo el mundo lo entiende en las universidades sin tanto drama.

    ¿Que es una putada acostumbrarse a un trabajo y que luego el contrato se termine?

    Sí, lo es.

    Por eso algunos nos jodemos y hemos hecho las oposiciones, nos hemos machacado el temario y nos hemos molestado en aprender a pasar las pruebas didácticas. Es un juego en el que las reglas están encima de la mesa desde el momento 0.

    -Teórico: “Técnicas de composición de la segunda mitad del siglo XX”

    -Armonía cromática.

    -Contrapunto invertible.

    -Orquestación contemporánea.

    -Análisis: Darius Milhaud.

    -Acompañamiento: un tema posromántico.

    -Unidad didáctica sobre análisis de música nacionalista.

    -Exposición y defensa de una programación didáctica de Análisis II.

    ¿Qué es de Grado Profesional ahí?

    La programación, el resto son contenidos de superior.

    Llevo toda mi vida estudiando música y pedagogía, y machacándome para estar lista para hacer mi trabajo y me lo he tomado muy en serio, siempre. Así que no tengo por qué soportar esto, y menos de compañeros, compañeros por los que di la cara cuando no se les quería incluir en las reivindicaciones de los interinos este año… aunque luego no sirvió para nada porque parece ser que no les interesaba molestarse con esas menudencias. Siempre que he podido les he tenido una mano porque para mi un buen profesional es un buen profesional, lleve lo que lleve en el contrato.

    Los “especialistas” son cómodos porque son manejables para la dirección y la administración. A un funcionario de carrera no puedes decirle “vas a coger y le vas a regalar un aprobado a quien yo te diga, vas a hacer lo que yo te mande y luego me vas a dar las gracias o no te renuevo el año que viene”… a un especialista le puede amenazar con lo que quieras, de hecho ni siquiera te hará falta porque estará tan aterrado con perder el contrato que él mismo tratará de demostrar los “domestico” que es. Es lo que tiene la precariedad.

    Y, que no se os olvide nunca: las personas que seleccionan a los especialistas son las mismas que hacen los exámenes de oposición y colocan a la gente en la lista de interinos… no es que unos hayan salido de la nada y a los otros los fueran a escoger a capricho del edén de los músicos.

    Y otra cosa: uno puede ser especialista en una cosa, en dos… pero no en todo. No veo cómo una persona especializada en composición electroacústica puede ser también un especialista en Renacimiento y Barroco, o cómo un especialista en improvisación también es un especialista en orquestación y en historia de la música… ¡Todo en uno!

    Yo siempre he dicho que ha habido profesores especialistas buenísimos… y otros no. Si alguno me parece malo lo digo con nombres y apellidos.

    Los interinos son docenas de personas, si hay problemas con alguna, adelante, echadle huevos. Pero no generalicéis, y menos para decir cosas que simple y llanamente, no son verdad.

    Es muy simple, y cualquiera con dos dedos de frente lo puede entender:

    Si te lías con un hombre casado, ya sabes lo que hay: si lo que te interesa es un rollo pasajero, tal vez sea divertido; si luego te cuelgas y él no quiere dejar a su mujer… ya sabías donde te metías.

    Esto es igual: es muy atractivo entrar de profesor a través de la lista de especialistas, rápido, apasionante, y no es tan leñazo como las oposiciones; pero si luego quieres quedarte en el conservatorio… no puedes.

    Para eso crearon tu contrato: para poder prescindir de ti cuando quisieran.

    Y tú lo firmaste.

  4. De otros sitios no hablo pues no tengo referencias, pero al menos en el consmupa, aquello de los “especialistas” daba lugar a situaciones muy turbias. Me explico: llegaron a inventarse nombres de asignaturas en las que realmente se impartía la misma materia que en anteriores (por ejemplo análisis) para colocar al señorito/a de turno.
    Mi experiencia además con el profesor que me tocó en lo que realmente era análisis (ojo, que no digo que tuviera falta de conocimientos) fue bastante poco motivadora (dábamos la clase nosotros exponiendo trabajos, básicamente).
    Está claro que habría que efectuar una gran reforma de todo el sistema educativo, pero yo al menos para nada estoy a favor de lo de los “especialistas” salvo para casos como por ejemplo los de pianistas acompañantes.

  5. Muy alto concepto de tí mismo debes tener y muy bajo del resto de tus colegas de profesión, Alberto Bernal, para aconsejar a tus alumnos el cambio de centro por el simple hecho de que no se te haya renovado el contrato ( lo del “cese” es mentira, sólo se puede cesar a quien tiene un contrato en vigor), sobre todo teniendo en cuenta que la asignatura para la que fuiste contratado como especialista es claramente colateral en el conjunto de la formación de la mayoría de los estudiantes de música. Se puede entender tu desencanto , fustración e incluso rabia por verte apartado de una función que , seguramente, desarrollabas con ilusión, solvencia y conocimiento, pero eso no te da derecho a despreciar al conjunto del profesorado que sigue trabajando en el centro que no te ha renovado el contrato ni siquiera a los profesionales que te han sustituído, como dejas claro en tu escrito.
    Las listas de interinos están formadas por profesores de titulación superior ( que por cierto a los especialistas no se os exije ) ,alguno de los cuales ha podido aprobar incluso unas oposiciones mucho más duras que la prueba que tú has tenido que superar ( puedo decirlo porque he estado muchas veces en unas y otras pruebas de selección). La filosofía de las pruebas de selección de profesores especialistas es precisamente la búsqueda de profesionales capaces de impartir materias muy específicas que se salen del ámbito de las especialidades generales. Así , no se selecciona un especialista en análisis ni en armonía , sino en composición con métodos audiovisules o en música electrónica, por poner un ejemplo. Para la impartición de estas asignaturas tan concretas sería suficiente con un contrato de 4 o 5 horas en semana. Como al final firmais contratos de jornada completa, se os asignan asignaturas de carácter troncal que deberían ser impartidas por profesorado interino con adecuada titulación y para las que , por cierto , no habeis demostrado vuestra capacidad en la prueba que superaisteis. Si a esto añadimos que alguno de estos interinos tan incapaces de los que hablas fueron tambien en su días profesores especialistas o que otros profesores a quienes desprecias fueron quienes te seleccionaron en su día ( se supone que en eso sí acertaron ) me parece que tu postura carece por completo de la mínima coherencia intelectual.
    Creo que tan sólo has estado un año de profesor . Cuesta entender que un conservatorio haya podido ,aún sin tu presencia, obtener resultados más que aceptables en el conjunto de sus especialidades e incluso haber sacado de sus aulas a algunos compositores bastante más importantes que tú.

  6. Queridos todos,
    En ningún momento ha sido mi intención desacreditar a ningún compañero ni profesional. Tengo muchos compañeros y amigos en diferentes cuerpos educativos (interinos, funcionarios de grado medio, profesores de secundaria…) que considero perfectamente capacitados para impartir clases en un grado superior. Entre ellos están, por cierto, los arriba firmantes María Vázquez y Francisco Jaime Pantín, el trabajo de Álvaro Rodríguez no lo conozco, y por tanto no puedo opinar. En ningún momento he opinado sobre personas, sino únicamente sobre procedimientos que no valoran a las personas como yo, en mi humilde opinión, considero que debería hacerse. Por tanto, si alguien tiene que sentirse aludido por mi carta, son precisamente los procedimientos, o en su defecto quiénes los hacen o aplican, que es a quien va dirigida la carta.
    Y mi opinión sobre los procedimientos es que algunos, como las listas de interinos de grado medio y sus criterios de baremación, son insuficientes para probar la mayor o menor capacitación de los profesores en algunas materias de grado superior, y he citado dos ejemplos, a mi juicio, claros, lo cuales no tienen por qué hacerse extensivos a todas las materias. Sin ser ni mucho menos ideal, mi opinión es que las pruebas de especialistas se acercan más a la autonomía que yo considero que un centro superior, al igual que las universidades, debe tener, si bien lo que creo que aquí hace falta es un cambio profundo en la legislación, y ese es el debate que mi carta intenta poner sobre la mesa.
    Tampoco he hablado de mí en ningún momento, la situación educativa cambia bien poquito esté o no esté yo. En ningún momento he puesto como ejemplo ninguna de mis dos especialidades para las que el conservatorio me habilitó. Mi carta no va por ahí. No estoy reivindicando que se me vuelva a contratar; estoy mejor en mi nueva situación. Únicamente he hecho de mensajero de una situación que considero muy grave, y no lo he hecho por egoísmo, sino por empatía con músicos en activo, especialistas que no pueden trabajar, compañeros que no pueden trabajar por no tener homologado un título europeo y, por supuesto, alumnos que se merecen una educación más seria.
    Por tanto: os ruego que no disparéis al mensajero y podamos entre todos hacer presión a las autoridades de turno para que la educación musical en nuestro país cambie a mejor. Ningún músico de valía debería de tener miedo a que se nos evaluara a todos de una manera más justa, y entre ellos ya he dicho que incluyo a Francisco y a María.
    Y reitero, mi intención no es desacreditar a compañeros, es la contraria: es acreditarlos, a compañeros y todos aquéllos músicos que por su capacidad y trayectoria merecerían estar compartiendo sus conocimientos en un conservatorio superior. Yo no sé si estaré entre ellos, sólo me gustaría que se me evaluara para ello en condiciones más justas que las que se están aplicando actualmente en Asturias.
    De nuevo cordialmente,
    Alberto Bernal

  7. Sobre los procedimientos de contratación o pruebas de selección de esos centros superiores de referencia a los que aludes, con todos los respetos, son absolutamente parciales y en la mayoria de los casos están dirigidos a la contratación de un músico concreto que, por cierto, que sea famosillo en nuestro mundillo no garantiza ni de lejos su calidad como docente, lo único que pone de manifiesto es la habilidad social del interesado y la necesidad de alguien que ya ejerce en ese centro para seguir con el negocio. Hay demasiada hipocresía en la sociedad en general y entre los músicos en particular. Cambiar la dinámica sería hacer una revolución que a la mayoría de nosotros no nos interesa. Hay un poso muy pesado en nuestra cultura que nos impide una actitud ética que posibilite un funcionamiento justo de nuestro gremio (y que estoy seguro que afecta a todos los gremios).
    Esto es parte de la realidad que nos toca vivir. Unas veces, como ya te ha pasado, somos parte beneficiada y otras parte humillada.
    Podríamos empezar por revisar en nuestra conciencia y actuar en consecuencia.
    Saludos,
    Juan Cué

  8. Por supuesto, Juan, que los procedimientos actuales que hay en España no son ni mucho menos ideales, pero yo, sinceramente, creo que la autonomía de los centros es necesaria en un grado superior. La autonomía lleva asociada un daño colateral cuando se aplica con parcialidad, pero yo quiero resistirme a pensar que lo uno lleve directamente a lo otro, por mucho que pueda haber ejemplos de ello. Y creo firmemente en la selección específica del profesorado por su valía y adecuación a las materias (que no por su nombre). Un ejemplo muy concreto lo he vivido en mis propias carnes en Palma de Mallorca: este conservatorio experimentó un auténtico boom hace unos años en el momento en que se convocaron pruebas específicas para casi todas las asignaturas, casi tan grande como el batacazo que se ha llevado en el momento en que, por brutales recortes, eliminaron la mayoría de las plazas de asociados y especialistas, tuviendo los profesores titulares que hacerse cargo de todas esas materias. Muchos de los profesores titulares que quedaron son personas valiosísimas, pero es una pena que esa valía se difumine cuando uno tiene que hacerse cargo de tropecientas asignaturas diferentes, por no hablar del aumento de la jornada laboral, etc. etc. Cuando hablo con colegas que dan clase en la universidad de las jornadas laborales que se dan en los conservatorios se echan las manos a la cabeza, y eso que la universidad pública en España tampoco está precisamente en horas altas…
    Un profesor universitario al que no se le permita investigar, publicar o ir a congresos es un “funcionario quemado” en potencia. Y lo mismo pienso de los profesores de conservatorio a los que se les ponen trabas para tocar, estrenar o investigar. Bien sea porque ya están dentro del conservatorio y se les corta la vía hacia afuera, como hemos podido ver recientemente con el caso de Aarón Zapico, o bien porque están fuera y se les corta la vía hacia adentro, como en el caso de los contratos de especialista.
    No sé si seré muy ingenuo, pero me resisto a pensar que las cosas no puedan ser de otra manera, quizá porque conozco a tantísima gente con una excelente preparación que en el estado actual de las cosas tienen cada vez más difícil la entrada en el grado superior, y no hablo de mí, que en este sentido me considero afortunado.
    En fin, creo que no deberíamos tener miedo a que los cosas cambien, más todavía cuando la tendencia actual es de una clara involución.
    Saludos,
    Alberto Bernal

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Publicidad

 MÚSICAENCOMPOSTELA 19

 yamaha nuevo

 CICLO GOLDBERG

 caeo 2019


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies