Cinco semanas por delante, Viena, Sevilla y Madrid, Berlín, San Sebastián, Pontevedra, todo con repertorios diferentes. Después, una semana de vacaciones con mis amigos. Y un nuevo disco: Pour le tombeau, de Claude Debussy, catarsis de todo, un momento del presente.