Músicos españoles en el mundo

 BLOGS DN

 La librería de la música   El Argonauta

 AUDICIONES PRUEBAS DE ACCESO 2017

 yamaha nuevo

 Guitarras Juan Álvarez

 MARIA DE ALVEAR   WORLD EDITION


Dimite el director del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid



comentarios

  1. La trampa rescampla. Lo de este conservatorio no lo arregla ni chicote. Por favor ,que hagan uno nuevo,que la universidad privada es solo para los hijos de papá, aunque no toquen un pirulí.

  2. Como miembro del claustro del rCsMm espero que sea aceptada cuanto antes, por la subdirección, la dimisión del director y la junta directiva en beneficio del Centro. Aunque lo que esta publicación (12 notas) llama “culebrón” no terminará aquí mientras la incompetencia y dejadez de la administración no quiera solucionar los verdaderos problemas de este triste Centro.
    Considero el último párrafo de este escrito probablemente tendencioso al incitar e inducir a los Alumnos del Centro a seguir con las movilizaciones una vez resuelto el principal problema interno del Centro (la gestión antidemocrática, propia de hace un siglo, de esta junta directiva, con su director a la cabeza). Si la redacción de esta publicación quiere de verdad ayudar a mejorar la enseñanza pública (que no la privada…) de la música en nuestra comunidad, no tiene más que indagar en las humillantes condiciones laborales alegales (entiéndase limbo jurídico/administrativo…) en que la administración mantiene al cuerpo docente de este Centro (lo que repercute inevitable y consecuentemente en la enseñanza de los Alumnos) buscando responsabilidades externas en la Subdirección General de Enseñanzas Artísticas Superiores de la Comunidad de Madrid, donde su actual responsable lo está haciendo tan “bien” como su lamentable antecesor, por no remontarme más en el tiempo…). Por lo visto, además de este nefasto gobierno, hay quién tiene muchos intereses en la privatización de la enseñanza musical en nuestra comunidad; ¿de verdad 12 notas está comprometida con la enseñanza pública? o sólo vive de que personas sin miedo a la libertad (como Luis Ángel, Anna o Ignacio…) se expresen abierta/mente?

    Así que, continuará…! (el culebrón…?); pues si lo que queréis es seguir jugando, podéis continuar por aquí:

    http://www.rcsmm.eu/general/files/home/carta-director-rcsmm.pdf

  3. Adoro el comentario de Don Tito Marcos, fruto de la manía persecutoria que parece adolecer desde largo tiempo ya. Dice el Claustro que menos mal, que qué alivio el que esta Junta Directiva se marche tan prontito, que un día más y este Centro hubiera acabado en las infames garras de lo privado…

    Es también remarcable, y cito, “las humillantes condiciones laborales a las que nos somete la Administración…”. Lo cierto es que ustedes han vivido muy bien trabajando 18 horas a la semana (acepten mi más sincera disculpa todos aquellos docentes que se dedican en cuerpo y alma al Centro, sin importarles cuánto tiempo más dedican a sus alumnos). Lo cierto es que hay unos cuantos docentes que trabajan menos de 18 horas a la semana.

    Lo cierto es que nadie puede saber a ciencia cierta la cantidad de horas que pasan ustedes en el Centro, porque, les recuerdo, se niegan a fichar.

    Han disfrutado de condiciones inmejorables, con una libertad de cátedra, asistencia, de investigación (vuelvan a excusarme todos aquellos docentes que sí cargan con una importante y seria labor investigadora), muy superior a la de cualquier funcionario.

    Y por ello, nadie protestaba, aún sabiendo que todo esto empezó hace más de veinte años, cuando se comenzaron a utilizar mecanismos supletorios para estabilizar la plantilla a modo de canales principales de admisión de docentes.

    Así que, bien podrían arrepentirse de todo el mal que le hacen a este Centro, porque tras sus críticas y manipulaciones irresponsables sólo se esconde el temor de personas débiles, protegiendo aquello que una vez consiguieron. ¿Han quedado contentos ya, después de desechar otra Junta Directiva? ¿Acaso tienen preparado algún proyecto educativo secreto con el que salvar al Centro y ofrecer a los alumnos alguna posibilidad de ser competitivos y tener algún tipo de formación humanísticas solvente?

    Ya me parecía.

    Son una desgracia para sus alumnos y para sus compañeros de trabajo.

    (Me prometí no escribir nunca semejante misiva en lugar tan sórdido como un tablón de comentarios, pero parece que es la única literatura que conocen algunos)

  4. He sido profesor del Real Coservatorio y realmente observo por parte de esta revista una clara actitud tendenciosa hacia este centro y otros similares. No dudo de lo cierto de determinadas denuncias de los alumnos, aunque habría que cotejarlas con el testimonio de los afectados, pero todo esto no puede hacer olvidar la historia de este magnífico centro, por el que han pasado los músicos más insignes que este país ha conocido, muchos de ellos distinguidos con el Premio Nacional de Música.
    Es probable que el nivel general de los actuales profesores no esté a la altura de los catedráticos de otrora y siempre he defendido el acceso a esas plazas a través de duras y selectivas oposiciones y no de pruebas descafeinadas y concursos de méritos basados en papelajos.
    De todos modos, es el signo de los tiempos y no dudo de la profesionalidad impecable de los actuales profesores.
    Si tras de todo lo publicado en los últimos tiempos en su revista subyace el intento de minar el presitigio de unas instituciones que de manera secular han sostenido la educación musical en este país, ciertamente les dijo que flaco favor están haciendo a la enseñanza musical, sobre todo si, como muchos ya sospechan, las motivaciones para todo este montaje son tan inconfesables como el servicio mercenario a esas nuevas instituciones privadas que, a golpe de talonario pretenden obtener lo que tan sólo puede alcanzarse tras muchas décadas de trabajo paciente y vocacional. Más triste aún me parece la presencia en esas instituciones de profesorado perteneciente a los claustros académicos de los auténticos conservatorios. ¿Será verdad aquello de “cuando las ratas abandonanel barco…”?

  5. Gracias por contestar con tanta amabilidad y acierto a mi comentario señor/ra Mambrino, y gracias por corroborar mis afirmaciones con sus extraordinarias argumentaciones.

    Considero muy acertada la claridad meridiana con que expresa el verdadero origen del problema de este rCsMm, de forma que cualquiera con una mínima formación humanística (como Vd. bien dice) pueda comprender:

    “…cuando se comenzaron a utilizar mecanismos supletorios para estabilizar la plantilla a modo de canales principales de admisión de docentes…”

  6. Esto es genial, no falta ningún ingrediente. El de Atocha es un Conservatorio castizo, de los de verdad, como debe ser. Castizo viene de casta y ya se sabe que…. de casta le viene al galgo.

  7. a mí, que estudié en este (¿o era otro?) RCSMM, cuando estaba en Ópera, todo esto me suena mucho, y entonces no había tal “limbo” del que se habla, solo titulares e interinos, que yo recuerde. Descontrol, absentismo, impuntualidad, prepotencia, opacidad,…También entonces las críticas parecía que fueran a derrumbar el edificio, aunque el medio no era docenotas, sino La Matraca, una simpática revistilla de olivetti y fotocopiadora (debo tener algunos números aún por algún lado…). También entonces 4 escribiendo y 400 leyendo… Ya me quedan pocas dudas del verdadero sentido de la palabra Conservatorio.

  8. Una vez más, en el Conservatorio Superior de Música de Madrid se produce una situación de orden interno aireada por medios de comunicación a los que les gusta, dicho sea con todos los respetos, adobarlo todo con algún que otro tendencioso comentario. No puede ser que una Junta Directiva que apenas lleva un año en sus puestos sea puesta en cuestión sin buscar soluciones alternativas. Visto desde fuera, parece que hay grupos que critican más por conveniencias personales que por el bien del centro. Quienes así actúan ¿están dispuestos a convertirse ellos mismos en recambio para gestionar un Conservatorio tan complicado?
    Es curioso observar a algunos alumnos y profesores con afán de notoriedad, aunque en algún punto de sus reclamaciones pudieran tener razón. Pero así no se hacen las cosas, pregonándolas a los cuatro vientos sin valorar las consecuencias y sin buscar soluciones dialogadas.
    También es curioso observar, una vez más, cómo estos asuntos tienen su demagógico púlpito en estos blogs y en las llamadas redes sociales. Si todo el tiempo que dedican las personas que participan en estos foros lo dedicaran al estudio y la reflexión viviríamos en un mundo académico mejor en el que se deben propiciar soluciones positivas.
    Muchas de las personas que lanzan alegremente sus comentarios en estos blogs desconocen aspectos fundamentales sobre el funcionamiento de un centro de estas características, que carece de autonomía y está muy condicionado por una normativa académica y administrativa estricta. Es fácil hacer afirmaciones alegremente.
    Ya que se habla de las Guías Docentes incompletas y mal realizadas en algunos casos, aconsejo a los departamentos y profesores que las hagan tasando todo hasta en el más mínimo detalle para que no quede ninguna duda en caso de reclamaciones. Pero seguramente que este rígido proceder tampoco gustaría a algunos alumnos, y más en una enseñanza que propicia las individualidades.
    La alumna de composición Anna Melnikova, cuyas escritos he leído, debe guardar las formas, seguir los procedimientos (dura lex, sed lex) y no perder su precioso tiempo en denostar a la Junta Directiva y a sus profesores, la mayoría de ellos personas respetables. Y muy especialmente debe respetar a D. Alejandro Román, profesor que dedica con gran entrega personal muchas horas de su tiempo (muchas más de las exigibles oficialmente) a gestionar los aspectos del centro que tiene encomendados como Jefe de Estudios. Quisiera ver a muchos de los que dan rienda suelta en estos foros a su irrefrenable verborrea e irresponsabilidad en un cargo así.
    Resulta que, al parecer, la alumna “agraviada” está matriculada en asignaturas de tres cursos de la especialidad de composición, cursando al mismo tiempo una carrera en la Universidad y encima trabajando. No puede haber mayor capacidad en una persona que se considera omnipresente y, por lo visto, también omnisciente. Como tiene todos los derechos del mundo exige que en el Conservatorio le pongan sus horarios a la carta porque en la Universidad son más intransigentes y al parecer no hacen excepciones. Pero estos contratiempos los puede arreglar fácilmente; cuando vaya a la Universidad puede decir allí que la pongan las clases y exámenes a la carta a ver lo que pasa. ¿Por qué el Conservatorio Superior debe hacer excepciones y la Universidad no? Algunos estudiantes de música piensan y exigen que el Conservatorio Superior de Madrid tiene que amoldarse a sus necesidades personales, sin pensar que un centro oficial de estudios musicales tiene sus normas en beneficio de la mayoría, y no está para caprichos juveniles y artisteos.
    El profesor Luis Ángel de Benito, desencadenante de esta movida con sus dicharacheras epístolas, es admirable como docente, pero debe cuidar más sus coloquiales expresiones, porque a veces parece que cultiva en exceso un lenguaje más propio de un Colegio Mayor de los 60 que de la corrección exigible a un profesor de su categoría.
    Tal como están las cosas en el centro, con problemas internos recurrentes, en estos tiempos de crisis la Administración tiene muy fácil la privatización de la gestión a corto o medio plazo. Dentro de poco la plantilla de catedráticos numerarios quedará muy mermada por las jubilaciones que se avecinan. Los profesores en comisión de servicios, que son la mayoría, podrán volver a sus centros de destino. La Institución o Fundación que se haga cargo de la gestión, si llega el caso, en estos azarosos tiempos de reformas laborales hará las contrataciones según las necesidades reales (hora trabajada, hora cobrada). Ya verán como esto llegará más temprano que tarde… El propio centro está dando muchas facilidades.
    Si alguno de mis comentarios resulta ofensivo pido disculpas anticipadas.

  9. No se entiende bien que un director de un centro como el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid dimita de su cargo a las primeras de cambio por el malestar incubado en estas últimas semanas” a consecuencia de la reclamación de una alumna (bastante impresentable, por cierto) y unas cartas graciosillas y ocurrentes, pero tan inconsistentes como el propio rigor intelectual de quien las firma.
    Cuando alguien se presenta a un cargo de la importancia y responsabilidad que se supone en este caso, tiene que tener un proyecto claro, y este proyecto hay que defenderlo con firmeza y convicción, siendo consciente de que desde el primer momento se estará expuesto a la mezquindad humana y profesional de algunos mediocres. Sr. Director ,compórtese como tal , no se deje abatir por opiniones interesadas y torticeras y asuma la responsabilidad adquirida en la firma de su mandato. Piedras en el camino siempre le pondrán, sobre todo personas más insuficientes que usted mismo y cuya insensatez les impide ver que sus artimañas y desvelos trabajan en contra de sus propios intereses.

  10. Parece que el globo se desinfla.
    El Sr. Director debe seguir en el cargo defendiendo su proyecto, al igual que su Junta Directiva. No se debe arrugar ante las presiones mediáticas propiciadas por un profesor dicharachero con sus ocurrentes epístolas y una alumna supuestamente agraviada que, al parecer, está encantada de haberse conocido. Además, algunos sectores del profesorado críticos no serían capaces de gestionar un centro tan complejo.
    Si no hay alternativa, mejor que siga el actual Director con su equipo.

  11. La única solución para ese centro pasa por el nombramiento de un gestor ajeno al claustro, un técnico que ponga en su sitio todo lo que está mal colocado desde tiempo inmemorial.
    Lo primero, establecer un control de asistencia y de cumplimiento horario, 5 días de asitencia al centro y 20 horas lectivas reales por profesor. Obligatoriedad de cumplimiento de las horas complementarias y regulación estricta de los permisos por actividades artísticas, estableciendo un máximo trimestral de los mismos, que ahora lo hay en la Comunidad de Madrid, pero en Atocha no se cumple. A partir de ahí el Centro empezaría a parecerse a un Conservatorio y los excelentes profesores que allí trabajan empezarían a rendir de verdad.
    De no ser así continuará lo mismo de siempre, alumnos desatendidos, profesores pluriempleados que creen que hacen un favor cuando se dignan a dar una clase, acompañantes que van allí a estudiar para sus bolos particulares pero que no ensayan….Quien se pase un viernes cualquiera por Atocha creerá que ha entrado en un mausoleo . Esto no ocurre en el resto de los conservatorios de la Comunidad.

  12. Claro que sí, Catedrático jubilado… ¿Por qué iba a tener vergüenza un tío como el director del RCS tras poner de manifiesto su mala gestión y sus ganas de chupar del bote, y tras recibir un tortazo administrativo por ello? Que siga ocupándose de un centro tan complejo como el RCS a su manera, es decir, tapizando su despacho, quitando libros y discos de las estanterías de la biblioteca para poner sus fotos, engañando a los alumnos, engañando a los profesores… Hasta donde yo sé (yo y todo el mundo porque se ha hecho público el asunto) el “Sr. Director” recibió un consistente tirón de orejas por parte de la Subidrección General por obrar de manera arbitraria (creo que esto se llama prevaricación dado su cargo) y tuvo que deshacer ipso facto todo el entuerto que había armado tanto contra “el profesor dicharachero” como contra “una alumna supuestamente agraviada”. Digo yo, si tuvo que intervenir la alta esfera para paliar las consecuencias de la pésima gestión de Adolfo I, perdón, “sr. director”, algo malo y turbio estaría haciendo este hombre, algo malo y turbio pero con pruebas documentales sobre su malhacer. Cosas curiosas de la vida: Adolfo Garcés ocultó el tirón de orejas engañando otra vez al profesorado y al alumnado, muy en su estilo. Menos mal que gente de buena voluntad y sin pelos en la lengua lo hizo todo público. Como se suele decir, se descubrió el pastel y su “elegante “ dimisión parece más la búsqueda de una salida airosa antes de ser cesado… Las dos únicas razones para que aún siga ejerciendo una autoridad habiendo sido desautorizado por motivos documentados y más que suficientes son que no se puede tener un centro en estas fechas tan complicadas administrativamente – final del curso, pruebas de acceso – sin nadie que firme las actas y demás documentos y que antes de admitir su dimisión la Administración debe tener un sustituto, espero que lo encuentre pronto.
    Voy a explayarme un poco más sobre la vida y la obra de Adolfo Garcés durante su brevísimo y espinoso mandato sobre el RCS (es que es una cuestión que se ha convertido en un grano culero que le escuece a todo el mundo). Adelante, pues. Se le presentó un problema: un profesor que en vez de impartir 3h de clase imparte 1h, eso sí, cobra las 3h. Analicemos el problema desde la persepctiva de Garcés: el profesor en cuestión es su vicedirector (uffffff) y encima hay unos cuantos pululando por ahí que hacen lo mismo sin ser vicedirectores (uffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff, es que la confianza da asco), más la tradición del conservatorio de “mírame y no me toques” traducida como “mira cómo cometo (yo, profesor del conservatorio) todo tipo de tropelías en tu jeta (tu jeta de alumno, se entiende, porque el desprecio a los alumnos es el pan de cada día; creo que el concepto de “servidor público” y las funciones del mismo no los tienen muy estudiados) y ni se te ocurra quejarte”. Uh, una puntualización muy importante, hay profesores en el centro que no siguen el ejemplo de Manuel Seco y se esfuerzan y cumplen, mis felicidades a ellos por su labor y su resistencia. Solución correcta, justa, legal, menos dolorosa para todo el mundo al problema del incumplimiento: apercibir al profesor, que es su vicedirector, y que sirva de lección a demás similares. Solución del director: taparle el culo a su vicedirector y permitir situación de acoso académico contra una alumna que paga 3h de clase, recibe 1h, y se queja por este trato tan injusto. Esto me recuerda el rondó de la cagarrutia que le canta Gargantúa a su rey:
    Anteayer, cagando, olí
    El tribuno que a mi culo debo
    El olor fue tan ingrato,
    Que fétido del todo me hizo a mí.
    (Rabelais, sí, señor, un maestro y un adelantado; que nadie me achaque a mí estas palabras de un gran clásico, yo sólo establezco paralelismos oportunos).
    Tal vez esperaba que este asunto no trascendiera o que lo podría sortear ante la Administración con su conocido don de gentes con que suele manipular a los demás, el apoyo del célebre inspector, su reparto de prebendas para tener aliados o con su amenazas y su mano dura -de despacho para dentro- con los que considera enemigos.
    ¿Qué es lo que se espera de un director? Hombre, lo suyo sería que trabajara por aquello por lo que se le paga, en este caso subsanar las deficiencias administrativas, aplicar sanciones correspondientes a profesores que no cumplen – es que venir a 1h de clase en lugar de las 3h por las que Manuel Seco cobra, acusar falsamente a una alumna de falta grave y acosarla es motivo más que suficiente para una sanción sin empleo y sueldo… en fin, hacer todas estas cosillas que le corresponden por ser el director, que para eso es un servidor público y cobra por desempeñar ciertas funciones bien definidas, no por tapizar su despacho. ¿Qué es lo que ha hecho Garcés durante su mandato? De manera documentada: el asunto de la bodeguilla, intento de represalia a un profesor y a una alumna que se quejaron por un funcionamiento tan malo del centro del que él se hace cargo que ya no se podía seguir adelante con tanta locura, tapizar su despacho, sonreir por los pasillos, no sancionar a aquellos profesores que incumplen, permitir todo el descontrol administrativo y académico del mundo… ¿Por qué el director actuó así? La respuesta es evidente, se me ocurre una frase fantástica y sabia de Gargantúa y Pantagruel de Rabelais con excelente aplicación al sr. director y su junta, todo un clásico y de cita muy legítima: “Quien mierda masca mierda caga”.

  13. Al jubiloso catedrático, Anna Melnikova ha entregado peticiones escritas y las ha pasado por registro. Por lo tanto conoce perfectamente los procedimientos. En este curso, presentó junto con las firmas de otros compañeros un escrito para que se permitiera a los alumnos de composición solicitar cambio de profesor, una petición para que los horarios fueran más compactos por cursos, con horarios de mañana o de tarde como en la universidad y alguna cosa más. Y en dicha carta no solicitaba un horario a su medida, sólo una gestión competente de esa cuestión organizativa para todos los alumnos. Si Anna Melnikova publicó unas cartas ha sido porque como describe, estaba siendo acosada académicamente, represaliada porque se le hacía responsable de que al profesor Manuel Seco, y vicedirector, se le hubiera pillado sin dar clase. Lo que sí se evidencia, D. Jubilado, es su pertenencia a una CASTA. No hay en sus comentarios ningún asomo de crítica a que un profesor no imparta las horas de docencia establecidas. ¿Usted hacía lo mismo? Ningún reparo a que un profesor se niegue a corregir los trabajos presentados, incumpliendo sus obligaciones. ¿Usted hacía lo mismo? Ninguna objeción a que se ponga en marcha una estrategia entre el Jefe de Estudios, Manuel Seco y el Inspector para impedir que Anna vaya a clase e incluso mintiendo públicamente tal y como la carta de Anna demuestra y sobre todo corroborado con la foto publicada (¡ay! ¡¡¡Esa foto del trío en el pasillo!!!!) . ¿Usted habría hecho lo mismo? Ninguna crítica a que un profesor, Manuel Seco, expulse sin motivo a Anna ¡implicando al guarda de seguridad! para posteriormente poder solicitar la apertura de un expediente disciplinario por falta grave. Casualmente, el otro alumno presente, Ignacio Durán, en carta pública desmiente tajantemente la versión de Manuel Seco. Tan falsa era la acusación y patética la situación que la Subdirección General ordena que el expediente se cierre en menos de 24 horas desautorizando a Adolfo Garcés y a Manuel Seco. Como perteneciente que es a la CASTA supongo que usted cree en la versión de éstos. Y si no es así, ¿por qué no la critica? ¿No cree que debería abrirse un expediente a Manuel Seco por falsedad?¿Y a Adolfo Garcés? O, ¿usted habría hecho lo mismo? Tampoco veo que critique el asunto de la bodeguilla. Supongo que no le parece censurable el comportamiento del Inspector y del Director que a mí me parece motivo para ser expedientados o cesados ambos ¿Usted hacía lo mismo o cosas similares? ¿Tiene usted también una bodeguilla? Tampoco veo una crítica al hecho de que las Guías Docentes no estén aprobadas o sean vergonzantes. ¿No merecen el jefe de estudios, máximo responsable académico, junto con el director una censura por ello? ¿No es de su responsabilidad? ¿No es una muestra de incompetencia? ¿Sus programaciones eran así también? Por lo tanto, lo verdaderamente vergonzante de todos estos asuntos son los comportamientos de los profesores y catedráticos que mancillan la categoría profesional que ese título debiera representar, que más que unos profesionales comprometidos con la educación se muestran como pertenecientes a una CASTA DE INTOCABLES, con todos los derechos, privilegios y ninguna obligación. Así que no queda mejor solución que se produzca un cambio radical en el RCSMM, que sea dirigido por un Equipo Directivo capaz e independiente, mejor si es por completo ajeno a la casa para no tener favores que devolver ni que proporcionar. La Administración debe encomendarles un propósito claro: el de ordenar la casa, limpiarla y airearla porque en esa casa hay magníficos profesionales pero el reparto de favores, enchufes a los menos preparados han corrompido la vida académica y la imagen del centro. Y por último, poner en el centro de atención a los alumnos, al fin y al cabo los profesores están a su servicio, se les paga por ello. Los alumnos tienen derecho a una educación de calidad y los docentes tienen el de cumplir con sus obligaciones, CON TODAS. PD. Y a todos los profesores del RCSMM que son honestos y trabajadores y que con toda esta polémica se han sentido molestos: les diría que la responsabilidad y que sus funciones no se circunscriben únicamente al aula que ocupan. Les diría que la propia imagen del centro es una responsabilidad de todo el Claustro y que cuando conocen que se están produciendo abusos de autoridad, acosos, injusticias de todo tipo, también es su función denunciarlas e impedirlas; que el hecho de comentarlas por los pasillos no es suficiente, porque si se mira para otro lado, si se calla o no se quiere oír lo que sucede, se es en parte responsable por inacción ante un estallido como el que ha sucedido.

  14. Sobre las preguntas que formula el señor polimista, le respondo que yo no hacía lo mismo, suponiendo que la actual Junta Directiva hace esas cosas de las que se les acusa con tanta alegría e irresponsabilidad. Yo creo que son profesores honestos que dedican muchas horas y días a la gestión y que cumplen lo mejor que pueden en medio de una gran complejidad, luchando contra todos los elementos.
    Aunque no soy el más indicado para decirlo, creo que fui un catedrático cumplidor y conozco muy bien el Conservatorio por dentro. El centro es muy complejo de gestionar porque hay que tratar con muchas individualidades, sortear egoísmos y lidiar con excesivos protagonismos.
    Siempre fui partidario de aplicar la ley a rajatabla, procurando primero la gestión del día a día para que el “kiosko” funcione. Hasta que esto no sea así (dura lex, sed lex) conviene olvidarse durante una buena temporada de lucimientos personales y artisteos. Lo primero es lo primero: gestión pura y dura para que el centro funcione en lo académico y en lo administrativo como una máquina perfectamente engrasada. Pero hacer todo esto en poco tiempo es muy difícil con algunas mentalidades muy arraigadas entre los profesores y alumnos.
    Hay que ser realistas: ¿hay recambio para la Dirección actual? Yo creo que no. Es mejor protestar y sacar los trapos sucios y cuando se convoca un proceso para elegir director que nadie se presente. Esta es la realidad. Quienes hacen críticas acervas y tienen solución para todo que presenten un proyecto para dirigir el centro y muestren su habilidades.
    Estoy de acuerdo: En un Conservatorio como el nuestro, y en cualquier centro educativo, el alumno es lo más importante. Sin alumnos no existiría el Conservatorio. Siempre lo dije cuando estaba en activo y me reafirmo con contundencia.
    Sobre la relación de las horas de clase recibidas y su relación directa con el pago de la matrícula, conviene aclarar que un alumno matriculado no paga el coste total de su plaza. Ni una hora ni tres. Es el contribuyente el que costea no menos del 85 por ciento en una enseñanza que, por cierto, es carísima.
    Ahora procede arrimar el hombro según las posibilidades de cada uno para que el Conservatorio salga adelante, y olvidarse de epístolas dicharacheras y escritos en blogs y redes sociales.

  15. Evidentemente la desinformación y el desconocimiento dan pie a malas interpretaciones, condiciones que si además se combinan con prejuicios (entiéndase opiniones gratuitas y negativas sobre lo que no se conoce), entonces tenemos la mejor combinación para poder decir y leer estupideces, lo que no significa que quien las diga o escriba sea estúpido, sino simplemente prejuicioso/a, o sea persona que tiende con facilidad a decir estupideces, a veces de notable torpeza.

    Al igual que mi querido colega/s (envidiablemente jubilado) quiero manifestar que si alguno de mis comentarios pudiera resultar ofensivo para alguien, medite, aunque sea brevemente, sobre el contenido del texto, informándose y comprobando, antes de poderse sentir ofendido, hasta qué punto (por relativizar el concepto de verdad…) es cierto, y de paso ahorrarse la ofensa, mala para la salud, sobre todo cuando el daño nos lo producimos entre los propios compañeros, estrategia que siempre le ha ha dado muy buenos resultados (como se puede comprobar…) a la nefasta Administración que tenemos.

    Me llama mucho la atención algún comentario de mis queridos colegas (aunque por muy queridos que puedan ser, no significa que esté en absoluto de acuerdo con determinadas opiniones), al considerar que como docentes y trabajadores de la función pública que fueron, deberían estar bien informados y por lo tanto no tener (demasiados…) prejuicios.

    Me llama la atención, como digo, que se generalice y se personalice de manera inconsciente (sin prever las consecuencias…) sobre hechos, personas y circunstancias, especialmente cuando se recurre como argumento a la “mezquindad humana” (recuerdo, por si a alguien se le ha olvidado, que la mezquindad, así como la estupidez, son, entre otras, cualidades, intrínsecas a la condición humana, lo que no quita para que, quizá debido a alguna mala circunstancia vivida, haya quien esté más predispuesto y capacitado para desarrollarlas) como causa de los problemas que aquí se tratan.

    Cuando alguien le “ordena” al sr. director que se “comporte como tal”, cualquiera entendería que lo que quiere decir es que el sr. director debe escuchar y atender las demandas mayoritarias y consensuadas de todos y cada uno de los miembros de la comunidad escolar de un Centro (todavía democrático a pesar de la retrógrada y falaz lomce, que tantas ganas tiene de aplicar la actual dirección de este Centro): Consejo Escolar, Departamentos, Seminarios, Asociación de alumnos y demás órganos colegiados, por lo que si le solicitan la dimisión debería aceptarla de inmediato, de la misma forma que el propio sr. director, en su momento, como compañero y profesor, argumentaba vehementemente el cese de su anterior director y compañero (no anterior directora…), y por tanto, un Director así, que respeta la opinión de su claustro y sus Alumnos, como en este caso, merece dejar el cargo, por dignidad y respeto al Centro, evitando males mayores.

    Puesto que ha sido expresado pública y abiertamente, supongo que todos los que opinan sobre esta noticia, entre otras, publicada por esta dodecafónica revista, sabrán, si están bien informados, del escrito enviado por la AERCSMM (Asociación de Estudiantes) a la titular de la Subdirección General de Enseñanzas Artísticas Superiores Comunidad de Madrid, Celia Gavilán Marfé, sobre la solicitud de dimisión de la junta directiva del rCsMm debido a presuntas faltas muy graves de las 17 contempladas en el artículo 95 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público. Si, para los alumnos, algunos se remontan al derecho romano exigiéndoles “dura lex, sed lex”, para los directores (más resistentes a los golpes…) habría que exigirles la Duralex (el que la rompe la paga…). Quien permite que se rompa la convivencia de un Centro de enseñanza, que se discrimine, abuse del poder, acose laboralmente, que se viole la imparcialidad, quien dé la espalda a la comunidad escolar de su propio Centro y quien a partir de su incompetencia y negligencia (yo no sé…, yo no he dicho eso…, etc.) deteriore la imagen pública de un Centro, debería presentar su dimisión inmediata. Seguro que el Claustro lo reacogerá como compañero con los brazos abiertos, entendiendo que no estaba capacitado para la gestión de un Centro Superior, como no lo estamos muchos, pero seguro también que de continuar tratando de ser el verdugo de la administración (en lugar de un mediador), ciego, sordo y mudo ante las demandas y necesidades de profesores y alumnos, el Claustro le recibirá con los brazos en alto.

    Considero que no se puede defender con “firmeza y convicción” un “proyecto” que no ha pasado por la aprobación democrática del Claustro y Alumnos del Centro, a no ser que se quiera imponer por la fuerza, lo que parece que a algunos de pensamiento vertical les gustaría.
    Seguramente, de haber consultado, esta dirección habría sabido que los Alumnos y profesores hubieramos deseado que se instalaran videocámaras con fines pedagógicos en cada uno de los Auditorios para poder grabar lo que mejor saben hacer los Alumnos: interpretar música, en lugar de llenar el edificio de videocámaras de vigilancia, vete tú a saber con qué fin…; espero que la próxima directiva readapte con fines pedagógicos dicho despilfarro económico (tema que en algún momento probablemente saldrá a flote…).

    De todas formas que nadie sufra demasiado por la situación y los hechos del momento, pues el tiempo lo arregla todo, todos estamos de paso y por suerte para unos, y sobre todo para otros, a todos nos jubilarán para dar paso a los ahora Alumnos que nos sustituyan, todo dependerá si uno quiere trabajar en un Centro de Enseñanza Democrático o un necrofílico rCsMm decimonónico maquillado de rancia modernidad.

    Bueno, puesto me estoy dejando llevar por prejuicios que inevitablemente afloran al hablar de estos temas, intentaré controlar mi mezquindad y estupidez que como humano llevo incorporadas en el adn y trataré de ser realista y objetivo: he de reconocer que disfruté mucho oyendo a los alumnos de composición en el concierto de electroacústica del pasado viernes, 16 de mayo, me hicieron sentir que había algo vivo que latía con mucha fuerza en este Centro y por lo que valía la pena luchar.

  16. Ya van muchos comentarios sobre este tema , muchos parecen ser de profesores y catedráticos presentes o pasados, pero ninguno de ellos hace autocrítica ni reconoce los auténticos problemas de este conservatorio, sobra prepotencia, falta profesionalidad y las quejas de los alumnos van mucho más allá de lo expresado por la alumna que inició todo esto.Hasta que alguien haga ver a los profesores de ese centro que son unos funcionarios más ,como otros cualquiera y se les exija en consecuencia, todo seguirá igual. Cuántas clases recibe un alumno de violín o de piano a lo largo del curso?. Bolonia habla de 36, pero todos saben que aquí se dan ,más o menos la mitad y no pasa nada.

  17. Señor polimista: Sin pretender darme incienso he de decir que mis guías docentes rayaban la perfección. No dejé nada al azar y a la posibilidad de erróneas interpretaciones. Todo estaba tasado hasta en el más mínimo detalle. Pero he de decir que en mis clases hubo también mucha entrega, flexibilidad y ayuda a los alumnos. Nunca hubo rigidez y jamás tuve problemas con ellos ni ellos conmigo, de lo que me siento muy orgulloso.
    No sé si los participantes en este blog saben que el Conservatorio no tiene autonomía académica y administrativa. Por tanto, el Director no puede sancionar ni a profesores ni a alumnos. Sólo puede poner los hechos en conocimiento de la inspección o la Administración, que no siempre se comporta con lealtad. Formar parte de una Junta Directiva es un gran sacrificio personal por los problemas a los que hay que hacer frente y por las muchísimas horas que hay que dedicar, bastantes más de las reglamentarias.
    Alguien dice que la Administración debería poner un funcionario gestor ajeno al claustro. Podría optar por esta solución provisional, pero me temo que, no tardando mucho, habrá otras soluciones más drásticas que pasan por la gestión privada a través de una Fundación. En España ya hay precedentes de esto (ESMUC, MUSIKENE…).
    El señor tmc (supongo que es mi amigo Tito Marcos Crehuet), en un tono un tanto mitinero, se explaya con su habitual sinceridad y en algunas cosas no deja títere con cabeza. Sólo quiero recordarle que al Director lo elige una comisión en la que hay representación de la Administración, el Claustro y el Consejo Escolar (alumnos y PAS). El proyecto no se aprueba en el claustro; se expone para consulta y se defiende ante dicha comisión. Me parecen excesos verbales y poco adecuadas al caso expresiones como “retrógrada y falaz Lomce” (propia de las mareas verdes), o atribuir al Director y a su Junta actitudes como romper la convivencia, discriminación, abuso de poder, acoso laboral, violar la imparcialidad, verdugo de la Administración y otras lindezas.
    Señores, este blog ya no da más de sí. Está pasando rápido como una tormenta de verano. La Junta Directiva debe seguir en sus puestos buscando, dentro de sus posibilidades y competencias, soluciones dialogadas en beneficio del Conservatorio. En mi humilde opinión, es lo que quieren una inmensa mayoría de profesores y alumnos.

  18. Ayyy, cuánta caspa…. Si cambias la P por la T también nos vale, la CASTA DE LOS INTOCABLES (en el sentido en el que lo entienden los hindúes, claro). El que se hace llamar Catedrático jubilado afirma que lo ha hecho todo por el alumno, pero arrimándose a la actual real caspa superior de música de Madrid sin considerar al alumno… A ver, a ver, que eso me trae algo a la memoria… ¡Ah, sí!! Tout pour le peuple, rien pour le peuple. Cuidado con aplicar este principio de la tiranía ilustrada… Funcionó con un pueblo sin educación, cuando el pueblo empezó a ilustrarse y atar cabos rodaron cabezas. Francamente, veo a los alumnos muy puestos al día y sin un pelo de tontos, sufridos sí, porque parece mentira que tengan que someterse a las reglas del despotismo ilustrado en pleno siglo XXI, pero de tontos nada. Hay más cosas que me indignan de su incoherente narración: se queda sin argumentos ante el ZAS! EN TODA LA BOCA! por parte de varios participantes de este blog e intenta escaparse por la rendija de “un alumno matriculado no paga el coste total de su plaza. Ni una hora ni tres.” Menos mal que luego se le ocurre decir que es el contribuyente. A ver, Catedrático jubilado, el propio alumno y su familia son contribuyentes, de hecho, todos lo somos. Entonces, todos estamos invirtiendo una pasta gansa para costear una educación musical de calidad; claro, nuestro sistema socioeconómico funciona así y eso es fantástico, garantiza el acceso a la educación e igualdad de oportunidades. Sigo con mi razonamiento, de esta pasta que ponemos todos, los de su casta/caspa se llevan un porcentaje nada despreciable por rascarse la tripa en vez de dar clase, engañar y escatimar las horas de las clases en vez de corresponder a la confianza ciudadana manifestada en su inversión en la educación con un servicio educativo de calidad, timar a todos los ciudadanos no cubriendo ni física ni profesionalmente las horas y los servicios por los que se le pagaba con el esfuerzo de todos… ¿Qué tiene en contra de la ESMUC y MUSIKENE? ¿Que funcionan bien y no permiten a la caspa/casta hacer y deshacer a su antojo? Aún no he escuchado a ningún alumno de estas instituciones quejarse de los incumplimientos de sus profesores, en ningún sentido. Intenta taparlo con el argumento de que se lo pagan a base de talonario, como dejando caer que eso priva de igualdad de oportunidades y que sólo los ricos y posiblemente ineptos puedan estudiar música. ¿Qué quiere que le diga? Su caspa/casta fuerza estas situaciones. Si no hubiese tanto mamoneo en centros públicos (fíjese en el conservatorio de Málaga, el de Vigo, el de Salamanca) no habría necesidad de imponer una gestión tipo negocio. Sí, necesidad. Se atreve a presumir de su ejemplaridad profesional y su guía docente. Me parece muy bien. Hágala pública, la guía docente, póngasela de ejemplo a sus compañeros de caspa/casta; ya que tienen un miembro tan valioso écheles una mano en sus labores. Lo que más me escama es que presumiendo de ejemplaridad no les haya dado ningún toque de atención a sus poco ejemplares compañeros por no tener las guías docentes en condiciones, por incumplir con sus obligaciones, por abusar de sus alumnos, por abusar de la confianza ciudadana y su enorme sacrificio económico. ¿Cómo se atreve a participar en estos foros defendiendo a la casta/caspa? Sabiendo todo lo que hicieron y siguen haciendo, y siendo usted tan ejemplar ¿cómo no le da vergüenza pertenecer a la caspa/casta? Hay algo incoherente ahí, será la falacia de su narración: presumir de guías ejemplares y pertenecer con orgullo a la caspa que es incapaz de poner las guías en condiciones; ser tan cumplidor profesionalmente y defender a la caspa que incumple y que lleva al centro a la ruina; por favor, revise su discurso, dese cuenta de la incoherencia y actúe en consecuencia. Lo suyo sería que estuviese pidiendo a gritos la dimisión de la junta, sanciones a profesores que no cumplen, que dejen de mancillar la institución… Y sin embargo defiende a la caspa, pretende que los alumnos y los profesores honestos se callen y sigan tragando, que la caspa siga reinando y destruyendo el conservatorio. Haga honor a sus canas y vuélvase coherente. No siga poniéndose en evidencia, es vergonzoso en un hombre de su posición y edad, escóndase y no salga más, esta solución sería la más adecuada para la calidad profesional/personal que está mostrando de verdad, obviando su incoherente discurso. Absolutamente el mismo mensaje va para el/la que firma bajo el pseudónimo Dimisión injustificada, y uno adicional, hágase un examen de conciencia; y si es incapaz de dar con una respuesta objetiva le echo un cable, insista usted en que en el conservatorio de una vez por todas se cumpla lo establecido legalmente y entre otras cosas aparezcan las evaluaciones internas y externas del profesorado, que los funcionarios de este centro fichen, que la jefatura de estudios de una vez por todas lleve el control de asistencias del profesorado. Y sea el primero en ofrecerse voluntario a ser sometido a una evaluación interna y externa. Tengo mucha curiosidad por ver qué dirían sus alumnos, y si no dicen nada bueno – que no van a decir nada bueno me temo – tenga usted la dignidad de largarse, esconderse, dedicarse a criar ovejas o algo productivo y más propio de su calidad, vamos, tenga usted la dignidad de dejar de mancillar este centro tan sufrido a causa de alojar a personajes de su casta/caspa. Me parece mentira que tras tantas ínfulas que se dan todos ustedes y sus similares no haya ningún verdadero atisbo de lucidez al menos para comprender que son FUNCIONARIOS, SERVIDORES PÚBLICOS, COBRAN POR PRESTAR DETERMINADOS SERVICIOS – que no es ningún sacrificio, es algo que han escogido libremente y con mucho gusto -, que no hace falta que se extralimiten en sus funciones, con cumplir de manera competente con su trabajo resulta suficiente.

  19. Menudo varapalo, amigo. Pero no nos pongas a Musikene o Esmuc como ejemplo a seguir ,por favor. Allí los profesores son todaviía más casta, se les paga mucho más, dan las clases cuando les viene bien – lo que no suele ocurrir con frecuencia- y eso sin haber superado ningún tipo de oposición, al contrario de estos insignes catedráticos. Ese no es el modelo a seguir y la prueba es que están fracasando de manera estruendosa.

  20. Estimado jubiloso Catedrático,
    Lo primero decirle que no tengo nada contra usted, no sé quién es (en realidad me cae bien porque parece una persona honesta) pero le reconozco que me divierte este intercambio de mensajes.
    Segundo, me gustaría conocer su guía didáctica – no es broma.- porque, como estoy muy interesado en el tema, del RCSMM sólo he podido ver Guías lamentables, pocas eso sí. Así que, para desmentir el refrán de “dime de qué presumes y te diré de qué careces”, le ruego envíe a ¿Tito? su programación y a través de un amigo común se la solicitaré. Por lo demás, me sorprende que dado su rigor en sus programaciones no encuentre manera de criticar a sus excompañeros incapaces de hacer una Guía Docente correcta como Anna desvelaba en una de sus cartas, en concreto la G.D. correspondiente a Composición II. ¿Por qué no lo hace? ¿No tiene nada que decir? ¿Ninguna observación amable al Jefe de departamento, Jefe de Estudios y Director?
    Si no lo hace, su discurso carece de credibilidad. Ni le importan los alumnos, ni su educación; si usted hubiera sido riguroso habría denunciado en su momento a los compañeros que no cumplían con sus obligaciones, porque los había, si fuera riguroso sería duro con los incompetentes de este asunto (a la que vez que comprensivo si le apetece), si fuera riguroso no defendería a quienes no le merecen como defensor. Pero usted ha escogido, protege a la CASTA sin prestar oídos a los débiles: los alumnos.
    Por otro lado, el decir que la Administración se comporta con deslealtad es una afirmación grave. ¿Debe lealtad la Administración educativa a Adolfo Garcés? ¿Por qué ha de ser así? ¿En realidad no debería ser al revés, Adolfo Garcés a la Administración? ¿Debe la Administración, por una lealtad mal entendida, amparar las tropelías de un Equipo Directivo?
    O la pregunta del millón:¿Por qué la Administración ha apoyado en este asunto a la alumna? Está claro, no ha creído en las mentiras sucesivas del Equipo Directivo. Le sugiero que vuelva a leer la carta del alumno, Ignacio Durán.
    Dado que usted se ha manifestado a favor del alumnado, le solicito que reflexione un poco porque su afirmación no es más que una pose cuando uno le lee. La Administración sólo debe amparar a quien lo necesita en caso de indefensión, no es el caso del Adolfo Garces o Manuel Seco que forman parte de la estructura del poder en el RCSMM (Director y Vicedirector), y debe velar por preservar la verdad. Así lo ha hecho, y si usted no está de acuerdo está acusando a la Administración de prevaricación y connivencia. En todo momento usted ha arrimado el hombro de los que considera su CASTA YO NO HA CRITICADO NADA DE LOS MISMOS que usted considera sus iguales.
    Con sus palabras demuestra que ni le importan los alumnos, ni su educación; si usted hubiera sido riguroso habría denunciado en su momento a los compañeros que no cumplían con sus obligaciones, ¿lo hizo? Si fuera riguroso sería duro con los incompetentes de este asunto (a la que vez que comprensivo si le apetece), si fuera riguroso no defendería a quienes no le merecen como defensor. Pero usted ha escogido, protege a la CASTA sin prestar oídos a los débiles: los alumnos.

    En cuanto al sacrificio personal de los miembros del Equipo directivo…Creo recordar que no fueron obligados, se presentaron voluntariamente a los cargos, así que el término de sacrificio no es el pertinente, ni para ellos ni para los políticos que se quejan de lo que ganan. Y, por cierto……….¿qué ganan los miembros de este Equipo Directivo con ese duro sacrificio? Vayamos por partes:
    – Complemento por ser Director: 1235 euros/mes
    – Complemento por ser Jefe de estudios y Secretario: el 60% de 1235, unos 740 euros/mes
    Y si lo quiere comprobar, ya que puedo estar equivocado:

    Así que, sacrificio, sacrificio, sacrificio, pues no sé…., creo que no están mal pagadas esas horillas por hacer no hacer bien las cosas….en realidad habría que poderles multar por su mala gestión.
    Y si la Administración decide poner en marcha un modelo como Musikene o la Esmuc habrá que agradecérselo a personas como las que rigen en esos momentos el RCSMM porque han dejado en bandeja de plata ese camino si la administración lo quiere tomar.
    Y, para terminar, estimado Catedrático Jubilado, usted dice que la mayoría de los alumnos y profesores quieren la continuidad del actual equipo Directivo. ¿No se ha enterado por doce notas que los representantes de los alumnos han pedido la dimisión de los miembros del mismo? Entonces, ¿a qué alumnos se refiere?
    Un saludo

  21. Al Señor Polimista.
    Me reafirmo: Los alumnos son lo más importante. Son la razón primera de la existencia de un centro educativo. Siempre tuve claro esto que afirmo. Por ello, siempre estuve a su lado en situaciones de conflicto en las que llevaban razón.
    En cuando a las Guías Docentes reconozco que hay muchas carencias en su elaboración, aunque no en todos los casos. Pero como deben hacerse públicas por los Departamentos al comienzo del curso, los alumnos deben exigir entonces que se adapten a lo que dispone la normativa académica de cada asignatura. Como en esto no tengo duda, en más de una ocasión tuve que intervenir para que las Guías se hicieran bien, porque son una garantía para preservar los derechos de los alumnos y del propio profesor.
    En cuanto a la falta de lealtad de la Administración quizás es un exceso verbal por mi parte del que me excuso. Por supuesto no me refiero al caso concreto de la alumna Melinkova, porque además no conozco en detalle el “pleito” con el profesor y tendría que escuchar las dos versiones.
    El Conservatorio tiene muchas carencias y vicios arrastrados desde hace mucho, pero hay un órgano como el Consejo en el que están representados los alumnos. Aquí deben debatir, exponer y también colaborar porque son parte fundamental de la comunidad educativa.
    El Conservatorio Superior de Música es una institución prestigiosa desde que fue fundado por la Reina María Cristina en 1832. En su dilatada historia ha pasado por momentos de gloria y también de decadencia. Actualmente posee medios, profesorado capaz y alumnado joven y entusiasta para que vuelva a revivir. Con mimbres así se puede hacer un buen cesto. Es lo que deseo de todo corazón.

  22. Valiente y ejemplar Anna Melnikova, no “alumna Melinkova…”

    • Gracias por la corrección.

  23. jejejeje, a ver si va a haber aquí más tomate del que parece.

  24. Afortunadamente, durante los últimos 35 años, en España se ha llevado a cabo una profunda transformación, una suerte de metamorfosis. Hemos pasado de ser un país que en los años 70 se encontraba en el furgón de cola de Europa a convertirnos en una referencia a nivel mundial (aunque tristemente, en lo que respecta a las Enseñanzas Musicales Superiores seguimos estando en el Mesolítico). Sin embargo, a consecuencia de la crisis-estafa que nos golpea desde hace seis años, da la sensación de que estamos involucionando para retroceder a aquellos sombríos y sórdidos tiempos, y prueba de ello son los lamentables y bochornosos acontecimientos que estamos viviendo en el R.C.S.M.M.
    Es justo reconocer que han cambiado muchas cosas, vivimos en un Estado Democrático y de Derecho (aunque algunos nos lo quieran arrebatar) en el que se recoge el derecho al libre-pensamiento y a la libertad de expresión. Hace tan solo 40 años había que estarse calladito y quietecito si no querías que te propinaran una buena tunda en los sótanos de la D.G.S., y en caso de que te pasaras de la raya, te arriesgabas a que te dieran “el paseíllo”, único modo de hacerte callar para siempre.
    Van cambiando las cosas pero aún permanecen perennes algunos elementos firmemente arraigados, tal vez porque forman parte de nuestra identidad carpetovetónica: la figura del pícaro o pilluelo, el bandolero, el cacique… han cambiado de atuendo pero aún conservan intactos e inalterados sus rasgos, así como sus usos y costumbres.
    Lamentablemente, aún quedan aromas rancios de “otros tiempos”. Aroma a Zotal, a naftalina y a Varón Dandy…Aún permanecen los efluvios de una época no tan lejana marcada por el oscurantismo, en la que el miedo y la coacción eran los instrumentos con los que los tiranos imponían su particular ley. El miedo aún no se ha disipado porque algunos despachos de ominosos y deleznables reyezuelos taifas todavía siguen impregnados de los efluvios del pasado. Pero en fin, a lo que iba: en tiempos de “El Patxi” la autoridad apremiaba a la obediencia, muchas veces con el único argumento de: “porque lo digo yo” o “porque me sale de los “miruéndanos” , o expresado de una manera más elegante: aplicando el Decreto de Luis XVI : “Es legal porque es mi voluntad”, y de este modo, todos aquellos tipejos que tenían una parcela de poder se iban más o menos saliendo con la suya. Pero los tiempos han cambiado, aunque a algunos no les guste y sigan envueltos en la nostalgia de “aquellos tiempos de cuando El Patxi”…
    Pues no, señores-as, ¡¡ NO TENEMOS MIEDO !! y si tenemos “Las Tres Ces”: CABEZA. CORAZÓN Y C… (que nadie piense mal, me estaba refiriendo a “Coraje”), y si me apuran, y dicho sea con toda modestia, una cuarta “C”, la de la Calidad Humana. La gestión tan nefasta del actual Equipo Directivo del RCSMM, con D. Adolfo Garcés a la cabeza ha sido la causa original de todo este culebrón. Una gestión directiva marcada ya desde el inicio por el esperpento (colocar un cartelón con la inscripción: DIRECTOR en el lugar del parking reservado toda la vida para los vehículos del director de turno, a modo de “marcaje de territorio” resulta cuando menos patético). El movimiento crítico de oposición surgido en el seno del claustro de profesores cuya cabeza visible es D. Luis Ángel de Benito ha tenido y sigue teniendo la valentía y la determinación de denunciar una actitud abusiva y despótica por parte del Director, cuyas decisiones arbitrarias y partidistas y sus procedimientos nada democráticos, propios del pasado, han suscitado el malestar y la indignación en entre el alumnado y el profesorado.
    Y SEGUIMOS SIN TENER MIEDO ALGUNO a la hora de denunciar las injusticias. Otros también se manifiestan para defender a su caudillo a cambio de privilegios y prebendas. Dicen que mancillamos la honorabilidad del Sr. Director y el prestigio del RCSMM. ¡¡ Habrase visto tamaña desfachatez ! ¿ De modo que denunciar hechos deleznables CUYO ORIGEN ESTÁ EN SU PÉSIMA E INNOBLE GESTIÓN es difamar ?…Seamos consecuentes, llamar a las cosas por su nombre en ningún caso es difamación alguna, pues EL MAL ESTÁ EN AQUELLO QUE LO ORIGINA y nunca en el que lo comenta; por otra parte, en comprensible que pueda ser desagradable para los que han cometido las faltas (han puesto mucho empeño en ocultarlas y no les interesa que se lleguen a conocer) y además, ahora están en la “picota”.
    Como decía antes, lamentablemente, aún quedan aromas rancios de “otros tiempos”. Aroma a Zotal, a naftalina y a Varón Dandy…pero somos muchos más los que creemos en la fuerza de la razón, en la bondad y en poder infinito que radica en lo más profundo del Ser Humano, el poder para conquistar un mundo más justo, más, bello (pero para todos, no para unos pocos). Como decía el Cardenal Richelieu en su Testamento Político: “La autoridad apremia a la obediencia, pero sólo la Razón persuade”. Ya sabemos lo que aconteció años más tarde, y como terminó sus días Luis XVI…
    Sr. Garcés: tenga la decencia y la sensatez de dimitir de verdad (y no de “boquilla”, a modo de farol, esa es una argucia muy poco elegante…) y deje que el RCSMM pueda recuperar su prestigio, porque Ud., con sus malas artes se lo ha arrebatado. No vuelva más por aquí, por el bien de RCSMM, por su propio bien…

  25. Perdón por el lapsus, para nada intencionado a pesar del lenguaje un tanto coloquial. Quiero referirme a la alumna Anna Melnikova. Por supuesto, en lo personal todos mis respetos. Que no haya dudas.

  26. Parece ser que estuve en una buena época del RCSMM…Fue difícil porque me costó mucho esfuerzo y sacrificio; pero si tenías ganas de estudiar, había profesores con muchas ganas de enseñar.Un ejemplo fue una época en la que coincidieron un compañero que faltó varias clases y otro que estaba lesionado…Los dos tenían clase después de mí.Pues bien, el tiempo en que ellos no vinieron “me lo quedé” yo.Como el profesor era trabajador, en vez de poner dos faltas y descansar dos horas, que estaba en su derecho,aprovechando que yo tenía muuuucho que aprender y repasar,pues seguía dando clase conmigo . Así que durante un tiempo me iba a casa tras 2 horas o 3 de clase….Obras, escalas, estudios…Como me consta que hay profesores muy currarntes y alumnos también, espero que vuelvan los “buenos tiempos ” y que el conservatorio mejore y salga fortalecido tras esta crisis….Me ha salido un comentario de lo más cursi a la par que esperanzador y entrañable, pero entre tanta polémica, un poco de buen rollo nunca viene mal 😉

  27. Siempre es bueno hacer memoria para entender algunos problemas: https://www.dropbox.com/s/xbjwfrte7vyu4ms/EPDLESNU.pdf

  28. Asunto: Comunicación del Director
    Fecha: martes, 24 de junio de 2014 13:09:23 Hora de verano de Europa Central

    Madrid 24 de Junio de 2014

    Estimados profesores/as:

    Como recordarán, en el último Claustro les comuniqué que había presentado mi dimisión al cargo de Director del RCSMM el día 4 de Junio de 2014 a petición propia, ante la Viceconsejera de Educación Dª Alicia Delibes, por no estar de acuerdo con el procedimiento seguido por la Administración e inactividad ante los acontecimientos que se han sucedido en este Centro en los cuales se ha atacado al Equipo Directivo y a mí personalmente, con el consiguiente desamparo a la directiva y deterioro de nuestro Centro.
    Pues bien, ayer mismo me confirmaron la aceptación de dicha dimisión a partir del día 1 de Julio de 2014, he de decirles que con gran satisfacción por mi parte, y paso a comunicárselo a Uds por este medio ya que, habida cuenta de la situación del momento actual en cuanto a exámenes y demás actividades, no queda tiempo material en el Centro para la convocatoria de un Claustro.
    Al igual que manifesté anteriormente, sin entrar en detalles personales me despido de este Claustro de manera desigual en cuanto al afecto, reconocimiento y agradecimiento que me merece. Estoy seguro que no necesito ser más explícito para que cada profesor se sitúe en el lugar que considere más adecuado.

    Atentamente

    Adolfo Garcés.
    Director Electo del RCSMM

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Publicidad

 CARLES&SOFÍA

 JONDE PRUEBAS ADMISIÓN 2018

 FEIMA 18

 OPERASTUDIO 18/19


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies