Concierto milagro: Valderrama, Del Valle y Stradivari

Jorge Fernández Guerra - 10/02/2012

En la vida concertística de una ciudad grande hay momentos mágicos en los que pasa un ángel. No son muchos, yo diría incluso que son raros.


comentarios

  1. La verdad, no sé qué tipo de influencias tienes esta chica para que todo el mundo la ponga por las nubes… No entiendo. Lo siento, pero no es la gran virtuosa que pintan siempre. Pero bueno, así es este país. Hala, a lanzarla al estrellato. Me apuesto algo a que cuando salga de España, si sale, en lugar de estrellato, será el "estrellado". Señores, que por ahí le dan mil vueltas!! No seamos tan chauvinistas!!

  2. Tete, ¿por qué comentas sin leer el artículo? ¿No has visto que ya ha salido de España? Y yo apuesto a que no estuviste en el concierto.
    Maravilloso…

  3. Con conocimiento de causa, le aseguro que Ana Valderrama ni tiene ni necesita influencia alguna: aparte de un talento innato, todo ha sido trabajo y perseverancia. Como música puedo decirle que en su interpretación se aúnan varios factores: técnica incuestionable, gran sensibilidad y una energía desbordante. Si la conociera sabría que a ésto habría que añadirle un calor humano y una sencillez, no tan común entre grandes artistas, que la convierten en una persona cercana y querida por todos. No pecamos los españoles, precisamente de chauvinistas sino más bien de todo lo contrario. En todos aquellos países en los que ya desde hace bastantes años, a pesar de su juventud, se ha podido escuchar sus conciertos, ha recibido merecido y digno reconocimiento. Este no es su primer premio internacional. Busque en su biografía e infórmese primero. Debería usted alegrarse de su éxito y augurarle sólo parabienes en su carrera. Un saludo

  4. Cómo se va notando poco a poco la creciente degradación de la enseñanza pública en la Comunidad de Madrid. Evidentemente a la persona que escribe esta especie de crítica sarasática se le nota en qué conservatorio realizó sus estudios musicales. Como crítico musical su excelencia queda definida en sí misma: "…la obra de Cervelló, tan virtuosística como insulsa…": una perfecta argumentación gastro/analítico/musical, a pesar de una cuerda, la grave, y su encabritamiento; …una lástima.Quizá esta persona ignora que lo grave no está en una cuerda, sino en que los distintos Centros privados y Públicos de los que habla comparten algunos profesores, por lo que cuando intenta poner en boca de la encantadora violinista frases como “…esto lo he logrado sin vosotros…” sus palabras incongruentes suenan con la oscura amargura del que ha estudiado en un necrofílico y triste conservatorio de música, donde evidentemente no le enseñaron crítica musical.Quizá a algunos les gustaría que el rcsmm se privatizara al estilo de la esrs: Cátedra de Violín Telefónica, Cátedra de Piano BBVA, o, mejor aún, se politizara, para ser de más excelencia todavía: cátedra de Improvisación: Esperanza Aguirre y Gil de Biedma, cátedra de Banda: Lucía Figar de Lacalle, o cátedra de Viola da gamba: Alberto Ruiz-Gallardón.Quizá así sus Patronos (http://www.escuelasuperiordemusicareinasofia.es/ESMRS_OR_Junta_Patronos.aspx) se dignasen reparar, al menos, la calefacción del rcsmm, ya que el timo que han hecho a los Alumnos del rcsmm con el "Grado" a 216,10 euros el crédito ECTS, no van a saber repararlo, más bien lo chapucearán, como viene siendo habitual, con alguna nueva ilegalidad.Si para ser un músico competente hay que estudiar en un centro que habla en sus Principios de "Justicia social": "La falta de recursos no puede ser un impedimento para que jóvenes de talento reciban una enseñanza de alto nivel" y luego, en la selección de alumnos admitidos se les obligan a abonar 450 euros en concepto de reserva de plaza, antes de pagar los 18.335 euros de derechos de matrícula, y si en los mismos "Principios" habla de "Enseñanza personalizada" asegurando al Alumno que el centro limita el número de alumnos por cátedra entre 5 y 10, sin advertirle que el mismo profesor puede estar pluriempleado como funcionario del Estado en otro Centro, debiendo de cumplir con 30 horas de dedicación en el mismo; y si, para más inri, se le dice al pobre Alumno que cuando termine sus estudios de excelencia tendrá que matricularse en otro Centro si quiere obtener una titulación que le permita acceder a alguno de los escasos puestos de trabajo, de los que podrán despedirle, cuando les salga…, los propios empresarios que le han "costeado" sus estudios, entonces, como dijo el párroco, apaga y vámonos…Vomitivo…Bibliografía:Junta de Patronos: http://www.escuelasuperiordemusicareinasofia.es/ESMRS_OR_Junta_Patronos.aspxPrincipios: http://www.escuelasuperiordemusicareinasofia.es/ESMRS_Principios.aspxMecenas: http://www.escuelasuperiordemusicareinasofia.es/ESMRS_EntColaboradoras2.aspxVarios: http://es.wikipedia.org/wiki/Emilio_Bot%C3%ADn#Causas_judicialesenseñanza pública, de tod@s para tod@s

  5. Querido “Concierto milagro: apaga y vámonos”, haz el favor de encender la luz y abrir bien los ojos, porque me parece que no te enteras de la misa la media. Si de verdad crees que la enseñanza pública en Madrid se está degradando es que no has vivido desde dentro la evolución de nuestros conservatorios, que hoy están mil veces mejor que hace veinte o treinta años, y están dando lugar, como dice muy bien Jorge Fernández Guerra, «a la mejor generación de músicos españoles desde la Guerra Civil». Yo sí los sufrí en su día, en los años duros, y los he visto crecer. También he vivido la Escuela Reina Sofía y es evidente que ha contribuido mucho a esta mejora. Comprendo que te muestres sarcástico ante la existencia de una “Cátedra de Violín Telefónica” o de un “Cuarteto Albéniz de Prosegur”, porque las posiciones sectarias como la tuya resultan siempre confortables. A ti estos nombres te dan la risa, pero, mientras tú te ríes, otros se dedican a mejorar la vida musical española procurando pesar poco al contribuyente (las ayudas públicas de la Escuela no llegan al 10 % de su presupuesto). Gracias al mecenazgo de estas y otras empresas, la Escuela puede hacer que los jóvenes de mayor talento (como Ana Vaderrama o los hermanos Del Valle) se formen con los mejores profesores del mundo (¡Zakhar Bron y Dmitri Bashirov, nada menos, en este caso!) sin tener que viajar y pagando menos de 1.500 euros al año de media. No has entendido bien el asunto de las compatibilidades. Los profesores titulares enseñan en la Escuela con exclusividad, no los verás en ningún otro conservatorio español, y se rodean de asistentes y pianistas acompañantes escogidos entre lo mejor del panorama nacional. Tampoco te enteras bien de la cuestión de la titulación. La Escuela Reina Sofía renunció desde el principio a que su diploma tuviera validez oficial, porque es la única manera de poder ofrecer a sus profesores, y por lo tanto, a sus alumnos, el bien más valioso en educación: la pura libertad de cátedra. El objetivo de la Escuela no es producir titulados, sino músicos y, de hecho, todos sus ex alumnos casi sin excepción tienen hoy trabajo en orquestas, en grupos de cámara o –los menos, como es natural– haciendo carrera de solistas, como Ana y los Del Valle. En fin, que tu visión oscura y avinagrada de la Escuela y de toda la educación musical de Madrid está bastante desenfocada. Ilumínate, hombre, y ve las cosas como son, que el XXI ya no es siglo de penumbras.

  6. Si no entiendo mal, según 647, la diferencia entre la esmrs y la esmuc o el rcsmm está en que la primera sólo produce músicos y el resto produce músicos titulados. Ahora entiendo por qué una alumno puede comenzar sus estudios en la esmrs y terminarlos en la esmuc, a pesar de tener aquí ,en madrid, a los "mejores profesores del mundo" ja, ja, ja…

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Diseño Web

Publicidad