BOB WILSON: UNA CONFERENCIA

Miguel Ángel Pérez Martín - 01/06/2008

En el marco del Festival Internacional de las Artes de Castilla y León, cuya cuarta edición se celebra –como las tres anteriores– en Salamanca, se han programado una serie de encuentros entre los profesionales de las artes escénicas de la región y determinados creadores de importancia mundial en este sector artístico. Entre ellos Bob Wilson, considerado ya como uno de los renovadores históricos de la escena.

Bob Wilson

Bob Wilson

La conferencia fue precedida por la película Absolute Wilson de Katharina Otto-Bernstein, en la que se describe una panorámica histórica y personal de este extraordinario y singular creador desde su infancia en la ciudad tejana de Waco hasta el momento actual en el que el grueso de su creación está basado en el eje París-Berlín, ciudad esta última donde reside.

La conferencia, en el escenario vacío del Teatro Liceo de Salamanca, cuenta con los atributos tradicionales de este tipo de actos: proyector, pantalla, pizarra y rotuladores, silla, atril… agua para el conferenciante. Con la diferencia de que aquí estos atributos se han convertido en “signos de una representación teatral”. El comienzo no puede ser más revelador: silencio prolongado, aguantando la mirada, versos de Hamlet y la primera aseveración: “el arte debe hacer preguntas… no dar respuestas”.

Sus comienzos en Waco, localidad sureña con todos los tópicos de esos lugares: racismo, integrismo religioso, vigilancia social. Ni teatro ni arte ni museos. Sólo trabajo y autoexigencia calvinista. Dificultades de aprendizaje, infancia un tanto desgraciada y exclusión por defectos en el habla. Amistad casi clandestina con un compañero de clase afroamericano. Ni la familia ni la sociedad aceptaban esta amistad en un lugar segregacionista. Universidad estatal fugaz y salida huyendo a Nueva York donde se encontraría con otro país: teatro, ópera, ballet –Ballanchine, especialmente, de quien aprecia el espacio mental para los bailarines que proporcionan las músicas que incorpora a sus ballets- y Broadway.

Después vendrían Cunningham y Cage: la danza contemporánea, quizá su mayor influencia. Breve vuelta a Waco donde experimenta el dolor de querer morir debido al rechazo familiar y social de su condición de gay, creador, activista de los derechos civiles. Arte y Derechos Civiles. Sus mayores preocupaciones. Tanto que adopta a un adolescente afroamericano maltratado socialmente debido a su sordera. Se comunicaban con signos y dibujos hasta que descubrió que las vibraciones de la emisión de la voz eran percibidas y podrían ser usadas para el aprendizaje. Investigaciones sobre el lenguaje y la percepción que ha incorporado a los espectáculos. Siempre se comienza desde el silencio.El silencio precede siempre al movimiento y al texto en sus espectáculos.

Parecida situación la de Chistophe, adolescente con daños cerebrales en quien descubre que sus onomatopeyas siguen unos patrones rítmicos muy precisos y pueden ser usados para el aprendizaje del lenguaje y de conocimientos de todo tipo. Ambos jóvenes aparecen en sus primeros espectáculos, producidos con un grupo de amantes de las artes escénicas que se encontraban en la Byrd Hoffman Foundation, espectáculos seminales como The Deafman Glance o A Letter to Queen Victoria, muy representados en Europa después de su gran éxito en Nancy. En el segundo hace venir a su abuela de Tejas para interpretar a la Reina Victoria.

Wilson es un creador escénico autodidacta que entra en las artes escénicas por puertas no tradicionales: desde las artes plásticas y la escultura, la arquitectura, la percepción sensorial, la educación y hasta el trabajo social. Sus personajes-arquetipos no son los habituales ganadores-perdedores de las vanguardias teatrales europeas, de las que se siente deudor, especialmente del surrealismo. Quizá Medea sea su arquetipo femenino más recurrente, con Heiner Muller como creador de textos revolucionarios –Medea Material y Hamlet Machine- textos no aceptados por el socialismo de corte soviético, incluso.

Uno de sus hitos creadores es el espectáculo de siete días de duración Ka Mountain en Irán, Persia entonces… Alucinación, improvisaciones actorales, happening, fluxus, para acabar con la voladura de una colina. Se gana la fama de enfant terrible de la escena occidental, lo que le permite amasar unos ahorros y acometer una de las obras capitales de la creación contemporánea, la ópera minimal Einstein on the Beach aprovechando la afición de Albert Einstein al violín y explotando la contradicción que supone su contribución a la energía atómica y su militancia pacifista. Ópera que hemos escuchado docenas de veces antes de poder verla en directo en España. Producida por instituciones culturales europeas pudo contemplarse en el Metropolitan Opera House de Nueva York en series dominicales, con costes triplicados en su producción para desesperación de Wilson y a la que Glass llevaba con su taxi a clientes que se admiraban de que el conductor tuviera el mismo nombre que el compositor de la ópera que iban a ver. Arte y economía… siempre en disputa.

A partir de esta legitimación social y cultural en Europa y USA se embarca en una serie de grandes proyectos, el mayor de todos y gran fiasco económico es la macroópera Civil Wars de la que se fueron haciendo secciones y “entreactos” –kneeplays- que debían confluir en los Juegos Olímpicos de Los Angeles. Demasiado cara, demasiado ambiciosa, de escala planetaria antes de la globalización e Internet. Una utopía fallida que ha dejado una maravillosa banda sonora compuesta por David Byrne e interpretada por la Dirty Dozen Brass-band de Nueva Orleáns.

La consagración clásica le esperaba en Europa: Alemania y Francia le acogen como a uno de los suyos y estrena en los mejores festivales, los mejores teatros y los más afamados centros de ópera. Grandes, medianos, pequeños espectáculos. Nada resiste la mirada expresionista de este creador visual. En España hemos podido contemplar sus espectáculos y colaboraciones con cierta regularidad. Destaco personalmente Einstein on the Beach en el Teatro Madrid y Woyzeck en el Teatro de la Zarzuela, Las Tentaciones de San Antonio, en Santander… Auténticos hitos de la puesta al día de nuestra cultura nacional. Y es que Wilson concibe la ópera como teatro visual antes que temático y textual. El gesto precede a la voz y al grito, precede al texto.

Colaboraciones con grandes músicos y escritores: Tom Waits, William Burrouhgs, Susan Sontag, Allen Ginsberg, entre otras luminarias. En estos momentos lidera los talleres de creación del Watermill Center, que pone en marcha en 1992 para juntar creadores de múltiples disciplinas artísticas con “profesores” como el mismo Roger Waters que desarrolló allí su ópera sobre la Revolución Francesa.

En la conferencia, sabia y naturalmente, nos muestra las estructuras de sus obras. Es un constructor, un arquitecto que desafía la gravedad emocional y sensorial. Que arriesga. Su pasión por la estructura basada en una proporción que sustenta el número siete le acerca a Stokchausen.

Apunta la gran dificultad –doy fe personal de ello- de situar a una persona en el escenario como signo supremo de las artes escénicas, ya sea teatro, danza, ballet, ópera o música. Sobre todo si el performer –así vale para todas las artes descritas- ha de realizar el acto más difícil: mantenerse en silencio. Algo que, piensa, sólo consigue Jessie Norman, cantante que consigue estar diez tensos minutos en silencio y hacer llorar a la audiencia cantando su repertorio de espirituales negros.

Cuenta Wilson que queriéndole hacer un regalo le preguntó cuál era la grabación que más apreciaba. Ella contestó: “esa que empieza por… I Have a Dream”… ¡¡¡Martin Luther King!!! La piel se nos eriza todavía al escuchar la voz del reverendo asesinado.

La conferencia acaba… ¿alguna pregunta? Ninguna. ¡¡Estamos paralizados!!!
Wilson tenía, emocionado, una para todos nosotros:

  • What do you think about Obama?…
  • Yes, We Can!!

Se oye desde el patio de butacas.



Publicidad

noticias relacionadas

comentarios


No hay ningún comentario aún, ¡Sé el primero en comentar!

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Publicidad
Diseño Web

Publicidad