F√°tima Miranda y otros instrumentos

Estreno de deCantar (1991-2012) el 5 de marzo, Auditorio 400 del MCNARS de Madrid, a las 20,30 h., dentro del Festival Ellas Crean.

Juan Antonio Llorente - 04/03/2012

La Divina F√°tima, como algunos la conocen, no ha dejado de sorprender desde su aparici√≥n en el panorama musical de los 90 al que, con su voz/sus voces, y su ingenio tambi√©n m√ļ//ltiple, dot√≥ de la frescura que ha ido capilarizando de las ra√≠ces m√°s dispares que ha rastreado hasta hacerlas suyas.

entrevistas  F√°tima Miranda y otros instrumentos

Fátima Miranda. © Mike Minehan

Desde el canto mongol o el Dhrupad de la India a las mil voces del Mediterr√°neo. Desarrollando as√≠ sus propios sonidos, que el esp√≠ritu de bibliotecaria le ha ayudado a sistematizar. Para esta salmantina que hoy reside en Madrid, a quien le conmueve en medida similar Edita Gruberova o La ni√Īa de los peines, ‚Äúlo fundamental est√° en la libertad‚ÄĚ, dice. ‚Äúen hacer lo que quiera cuando quiero. Poniendo a mi disposici√≥n las t√©cnicas vocales, no estando yo a su servicio‚ÄĚ. Su presencia estelar en el marco de la octava edici√≥n de Ellas Crean, donde ofrecer√° un men√ļ largo y estrecho, s√≠ntesis de su trabajo en los √ļltimos veinte a√Īos, le permitir√° mostrar una novedad: las alb√≥rbolas, tejidas en forma de homenaje a la mujer sometida.

¬ŅC√≥mo le cae eso de que la califiquen de inclasificable? Bien. Si cada cual fuera uno mismo, el mundo ir√≠a fant√°stico. Se establecen patrones y modelos dictados desde arriba a los que se supone hay que parecerse para responder a lo que se lleva o a lo que vende. Se crean deseos artificiales de ser no s√© qu√©: cantante de pop; cantante de jazz‚Ķ D√©jelo usted en cantante o en artista y que cada cual haga lo que quiera con lo que tiene, lo que sabe o lo que le da placer. Un yogui titulaba su libro Se lo que eres como forma de yoga absoluto. Pero a veces nos empecinamos en parecer o querer ser lo que sea.

También es cierto que la libertad tiene un precio. Claro que lo tiene. Y no quiero decir que la consigamos, pero ya que te lo propones, estás más cerca de transmitir algo que sea al menos verdadero. Si a alguien no le gusta o no está de acuerdo con los resultados, es lo de menos.

Barbara Streisand titulaba un disco: Barbara y otros instrumentos, ¬Ņcu√°l de ellos es la voz? El instrumento absoluto y excelso. El m√°s dif√≠cil seguramente, pero a fin de cuentas quiz√° el que m√°s posibilidades tenga de transmitir. El concepto de m√ļsica nace despu√©s del de canto. Desde los or√≠genes de la humanidad, tras la aparici√≥n del lenguaje, ya se cantaba en rituales o en otro tipo de manifestaciones como simple forma de comunicaci√≥n. A partir de ese momento comienzan a surgir las primitivas flautas y otros instrumentos que imitaban la voz.

En su personal laboratorio, ¬Ņde d√≥nde extrae m√°s materia prima, de un instrumento o de otra voz? Hay instrumentos, como el chelo o el contrabajo, que conmueven profundamente por su parecido con la voz. Pero s√≥lo comunican si transcienden la t√©cnica. Lo mismo dir√≠a de aquellas voces, que siendo bonitas y bien formadas, no emocionan, mientras que otras, rotas, en el flamenco o la m√ļsica popular, como es el caso de Chavela Vargas, son capaces de desgarrarte y hacer saltar l√°grimas de lo m√°s hondo. Lo bueno es cuando juntas las dos cosas: el control t√©cnico y la capacidad de transmitir, empleando el m√°ximo de recursos al servicio de lo po√©tico.

Usted descubri√≥ muy tarde su vocaci√≥n. Mi caso es muy particular. Por lo general, la gente con 15 a√Īos o menos decide que quiere cantar. Pero yo no he seguido una din√°mica convencional. Cito a veces una frase de San Agust√≠n que se corresponde con lo que me pas√≥: ‚Äúno te hubiera buscado de no haberte encontrado‚ÄĚ. Cuando empec√© a percibir que algo pasaba en mi garganta que me aconsejaba prestarle atenci√≥n ya ten√≠a las carreras de Historiadora del Arte y Bibliotecaria. Entonces empezaba a improvisar en el Teatro de M√ļsica Mundana invitada por Lloren√ß Barber.

Por mi formaci√≥n universitaria me atra√≠an las vanguardias art√≠sticas, los minimalismos, las performances, y acept√© con total inocencia. Sin otra pretensi√≥n que hacer aquello que me parec√≠a coherente con el terreno en el que me encontraba, del lado de la reflexi√≥n, la especulaci√≥n o la cr√≠tica del arte. As√≠ sub√≠ al escenario por primera vez. Como no me hab√≠a formado en ning√ļn instrumento, tocaba botellas, platos, cucharas, macetas, cuernos, caracolas, papeles, maderas, tapacubos, canicas… As√≠, improvisando, empez√≥ a emerger una imaginaci√≥n que ignoraba tener. A salir y a germinar una voz. O unas voces en di√°logo, desconocidas para m√≠, como reacci√≥n a aquellos encuentros de improvisaci√≥n en ensayos y conciertos durante toda una d√©cada. Las primeras voces y sus respectivas t√©cnicas son para m√≠ aquellas que brotaron del di√°logo de la imaginaci√≥n con aquellos que podr√≠amos llamar al estilo del objet trouv√© duchampiano.

¬ŅQu√© sucedi√≥ entonces? Varias cosas que hicieron que a aquel primer caudal, que podemos denominar salvaje, se fueran incorporando otras t√©cnicas. T√©cnicas inventadas por m√≠ y para mi garganta, desde mi cuerpo hacia mi cuerpo; algunas, heredadas de Oriente, como el canto dif√≥nico de Mongolia, el del teatro N√ī japon√©s que estudi√© con Yumi Nara, o el Dhrupat del Norte de la India, que se convirtieron en otra cosa a partir de mi pr√°ctica y mis b√ļsquedas.

¬ŅAlguna t√©cnica se le ha resistido? Las que no se dejan aprender las convierto en otra cosa. Como el Tahrir iran√≠, que no he conseguido hacer m√≠o. Tengo programado ir alg√ļn tiempo a estudiar all√≠ con un gran maestro, y estoy segura de que lo lograr√©, como me ha ocurrido en otros casos.

Pero a base de intentarlo, trabajando en Berlín con mi amigo, el recientemente desaparecido Stefano Scodanibbio, me empezaron a brotar unos sonidos que ni yo misma reconocía como míos. Una voz como de cabestro, que daba por resultado a puro golpe de glotis un sonido con la sensibilidad de la saeta. Me emocioné tanto ante aquello que no reconocía, a pesar de haberlo hecho germinar y crecer, que me puse a llorar. Lo dejé dormir un tiempo, y cuando regresé a ese sonido, me salió un tahrir fatimizado .

Un invento que se pueda anotar ¡Está todo inventado! La originalidad está en que, si te haces permeable, si entrenas tu oído y tu vida como un deportista, todo lo que caiga en ese terreno puede crecer y convertirse en otra cosa que pasa por ti.

¬ŅSe ha aproximado al belcanto? Esa ser√≠a mi tercera fuente.

¬ŅM√°s f√°cil de asimilar? Como el dif√≥nico, el belcantoes otra convenci√≥n, en la que se empecinaron en evitar en la medida posible la garganta, recurriendo a la maschera y no s√© cuantas cosas m√°s. Me acerqu√© al belcanto por saber c√≥mo perjudicar en la menor medida el aparato fonador; sin intentar convertirme en una soprano con aspiraciones en el repertorio l√≠rico.

Pero debo decir que estudiarlo me ha servido much√≠simo. Despu√©s de tenerlo alg√ļn tiempo abandonado, desde hace dos a√Īos no he dejado de recibir clases. Me ayudan a dosificarme y, en lugar de sacar adelante un t√©cnica vocal en tres d√≠as, a ser consciente de que tambi√©n en esto necesitas tiempo de entrenamiento. De ese modo puedes desarrollar t√©cnicas ins√≥litas. Ahora, cuando tengo ya un abanico muy amplio de recursos vocales, me pasa.

Me puede ocurrir tambi√©n que lo que para los dem√°s es f√°cil para m√≠ sea dif√≠cil, y viceversa. La dificultad est√° en conciliar las dos partes, y eso requiere mucho estudio, y tener una gran conciencia y consciencia de tu cuerpo, de tu aparato fonador, del fraseo, de c√≥mo dosificar la emisi√≥n del aire… Si hace tiempo dec√≠a que no se canta con la garganta sino con el o√≠do, a esta cualidad a√Īado ahora la del control del aire.

El concierto de Ellas Crean, ¬Ņes un programa resumen? Como no tengo ninguna prisa, entre un parto y el siguiente pueden pasar cuatro, cinco o seis a√Īos. Y siendo tan reciente perVERSIONES, para esta ocasi√≥n he decidido presentar una antolog√≠a con obras de mis otros conciertos, menos de este √ļltimo, que requiere piano. He buscado la dramaturgia que pudiera dotar de unidad al concierto. S√≥lo una pieza, Alb√≥rbolas, acompa√Īada de v√≠deo, puede tener algo de novedoso. Su esencia son los gritos con ese nombre con origen en la palabra √°rabe alw√°lwala, que existen en diversas culturas mediterr√°neas. Los podemos conocer en Espa√Īa como irrinchis, aturuxos, yuyus… dependiendo del punto geogr√°fico, y se utilizan para la celebraci√≥n de la alegr√≠a, pero tambi√©n para duelo o, como se ve en la pel√≠cula La batalla de Argel, para que las mujeres alienten a sus hombres en el combate.

Las alb√≥rbolas m√°s populares son las de las bereberes pero, a diferencia de ellas, que consiguen el sonido con el batir de la lengua, yo los produzco con algo similar a golpes de glotis. Cuando me propuse hacer un paisaje sonoro de Madrid, de repente, sin saber que estaba grabando, una mujer marroqu√≠ me cont√≥ una historia de maltratos que hab√≠a sufrido. A ella, cuyas palabras aparecen en el montaje, est√°n dedicadas mis alb√≥rbolas en las que mi voz se entreteje con ese mapa sonoro. En homenaje de solidaridad con las emigrantes maltratadas, recordando que siguen existiendo sexismo, machismo y misoginia. Sin car√°cter de panfleto, reflejando a trav√©s de la belleza y la poes√≠a lo que es determinado Madrid en este momento. Otra obra que tambi√©n tiene algo de novedosa, ya que la hice como bis en Cantos Robados, es Respiros de Espa√Īa, Blues, pasando por La Lirio, del maestro Quiroga, por una historia de romance de ciego o por Teresa de √Āvila convertidos en una especie de blues que interpreto con una tampuri india.

¬ŅNunca le ha atra√≠do cantar una √≥pera grande al completo? Como nac√≠ tan tarde a esto y desde la ra√≠z de lo m√°s org√°nico, me puse directamente a hacer mis cosas: lo m√≠o. Yo no era cantante ni iba para ello ni se supon√≠a que iba a ser vanguardista… nazco al rev√©s, cuando ya tengo dos profesiones de funcionaria… desde la improvisaci√≥n m√°s salvaje, m√°s org√°nica. Desde el cuerpo, porque es cuerpo y no pod√≠a ser de otra manera. Poni√©ndome a improvisar con lo que ten√≠a a mano.

¬ŅSu garganta aprende m√°s viendo o escuchando? Aprende de todo. Se alimenta de las exposiciones de arte que ve; de una puesta de sol, del sinsabor por tantas ‚Äúcasposidades‚ÄĚ que nos toca vivir. Incluso de la comida, que me inspira mucho. En la obra TabulaPlena! se escucha: ‚Äú¬°Calamares en su tinta!‚ÄĚ. Lo que convierte en arte aquello a lo que me dedico es una actitud muy humana similar a la entrega a todo aquel o aquello que amas y le das lo mejor que tienes. Sin racanear; sin escatimar; sin ning√ļn tipo de ahorro. Tom√°ndotelo en serio.

Si hubiera querido ser artista, posiblemente no lo hubiera sido. Pero existe un eje com√ļn en lo que hago. Vamos, que cuando me pongo me pongo y ya se sabe que ‚Äúla espa√Īola cuando besa, es que besa de verdad‚ÄĚ. En caso contrario no lo hago, porque no me resultar√≠a divertido.

www.docenotas.com - ISSN 2174-8837


comentarios


No hay ningún comentario aún, ¡Sé el primero en comentar!

dejar un comentario

Puedes escribir un comentario rellenando tu nombre y email.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

SEO - Dise√Īo Web

Publicidad



Progreso Musical - TITULACI√ďN OFICIAL